Castillo, basílica y museo de Javier (Navarra).

En el pueblo de Javier, en Navarra, se encuentra el castillo que lleva su mismo nombre, Javier. Es un bien de interés cultural y Patrimonio Histórico de España. En este castillo nació y vivió San Francisco Javier. Javier es apellido no nombre. Era hijo de los señores de Javier, de donde tomó su apellido. Nació en 1506 y fue un misionero en muchas partes del mundo. Fue colaborador de Iñigo de Loyola, fundador de los Jesuitas.

El castillo

Al llegar a la inmediaciones del castillo de Javier nos encontramos con un edificio perfectamente terminado. Ni una almena estropeada, ni una torre a la que le falta alguna pared. No. Todo está perfectamente terminado y mantenido. Tanto, que hasta cierto punto, sentí que estaba ante un castillo de Disneyland.

El castillo de Javier. Aquí nació San Francisco Javier. Está ubicado en el pueblo de Javier (Navarra)

El castillo es una obra de los siglos X y XI, pero ha sufrido muchas remodelaciones a lo largo de su historia. En el siglo XIX apenas eran algo más que unas ruinas. En el año 1901 fue restaurado por los duques de Villahermosa y se convirtió en la casa museo de San Francisco-Javier. Posteriormente hubo más restauraciones.

Adosado al castillo hay una basílica que se realizó a finales del siglo XIX.

Castillo de Javier con la basílica a la izquierda. Javier (Navarra)

Me hice una pregunta, ¿cómo sería el castillo donde nació el santo? La respuesta la encontramos dentro del castillo, en lo que es un museo dedicado al Santo. Francisco de Jasso y Azpilicueta, más conocido por Francisco Javier, nació el 7 de abril de 1506. En el museo podemos ver una maqueta de cómo era el castillo ese año.

Cómo era el castillo de Javier en 1506, año del nacimiento de San Francisco Javier.

La Biblioteca Nacional de España tiene una hemeroteca digital sumamente interesante, aunque debido a que las revistas se digitalizaron hace mucho tiempo, se nota el transcurso del tiempo. Hoy los algoritmos de OCR son mucho mejores y cosas que en la hemeroteca se han traducido mal, hoy se habrían hecho bien. Pero, el hecho importante es que tenemos muchísimas revistas al alcance de nuestra pantalla. Si nos vamos a la revista “La Ilustración Española y Americana” al nº 10 del año 1895, en la página 160 nos encontramos con esta imagen:

Navarra. Castillo de Javier, donde nació San Francisco Javier, propiedad de los duques de Villahermosa, condes de Guaqui, y por estos restaurado en 1892. Es un grabado realizado a partir de una fotografia del Marques de Villafuerte actual conde de Guaqui (Actual cuando se escribió este libro: 1895).

En esta imagen vemos el castillo tras la restauración de 1892. Debe observarse que la basílica no existe. En su lugar, a la izquierda de la imagen, donde hoy está la basílica, lo que está es el “palacio nuevo”, donde la tradición dice que nació el santo. Curiosamente, muchos expertos en la historia de los apellidos consideran que es ese palacio el que dio origen al apellido Javier. Según ellos, sería la transliteración de las palabras en vascuence: Eche Berri, que significa casa (o palacio) nuevo. Antiguamente se decía Exaber o Echaber y de ahí se transformó en Xavier y Javier. Tras la muerte del santo, su supuesta habitación recibía muchas visitas y por eso construyeron una capilla, que poco a poco se fue ampliando hasta ocupar gran parte del palacio.

Me gustaría poder mostrar imágenes de cómo era el castillo en distintos años, pero las leyes de Propiedad Intelectual no me lo permiten. Ustedes mismos pueden verlas accediendo a los documentos que las contienen.

Cómo era la fachada sur del castillo en 1883. Pueden verlo en https://docplayer.es/59484950-El-castillo-de-xavier.html en la lámina VI.

Fachada sur del castillo en 1885: https://docplayer.es/59484950-El-castillo-de-xavier.html Lámina VI.

Como se veía en 1952 (antes de la restauración) pueden verlo en https://docplayer.es/59484950-El-castillo-de-xavier.html Lámina VIII

El castillo tiene tres torres, la el centro, la más alta, es la torre del homenaje y se le conoce con el nombre de San Miguel. Tiene una torre al oeste (a la izquierda de la foto) que se llama del Santo Cristo (que no se ve) y una al este que se llama Undués (que vemos a la derecha).

En el centro del castillo, a la izquierda de la imagen, está la torre del homenaje (torre de San Miguel) y a la derecha está la torre e Undués.
Puertas interiores. Arriba de la puerta el matacán.
Pasillos interiores.
Puerta de entrada, fosos y puente levadizo.

Basílica

Me imagino, tan solo me imagino, las dificultades de los arquitectos a los que se le encargue restaurar un monumento como este. En el caso que nos ocupa, ¿a qué fecha lo restauramos? El aspecto del siglo X no se parecía al del siglo XVI, y así sucesivamente. Y si se deciden por restaurar, digamos, al siglo XV, ¿cómo sabemos cómo era?, ¿hay grabados?, ¿hay descripciones?, … Sinceramente me parece una obra de gigantes.

Hacer una basílica nueva me parece más sencillo. ¡Atención, no digo que sea sencillo, digo que es más sencillo que tratar de restaurar a una fecha concreta! La basílica nueva es nueva y el arquitecto tiene ciertas libertades de elección.

El arquitecto Ángel Goicoechea Lizarraga, fue el encargado de hacer la nueva basílica y se construyó entre el 30 de agosto de 1897 y el 1 de diciembre de 1900. La basílica utiliza elementos neorrománicos, neogóticos e incluso neobizantinos. A pesar de la mezcla de estilos, el resultado es francamente bueno (para mi gusto).

Fachada de la basílica del castillo de Javier. Finales del siglo XIX principios del XX. Arquitecto: Ángel Goicoechea Lizarraga.
Le puerta, tiene el aspecto de una clásica puerta románica. Con un parteluz típico. Lo único extraño, es que en vez de haber figuras vegetales o extraños demonios, lo que hay son letreros de los lugares en los que predicó San Francisco Javier.

La nave principal del interior tiene un indudable carácter gótico.

Interior de la basílica del castillo de Javier.

El altar mayor está presidido por la imagen de San Francisco Javier.

La imagen de San Francisco Javier preside el altar mayor.

Acerquémonos un poco más a San Francisco Javier.

San Francisco Javier.

Me van a perdonar, pero esa imagen de San Francisco Javier me parece floja, me da la sensación de muñeca Barbie. No quiero ofender a nadie, simplemente es que me parece excesivamente simple.

Si desde la zona del altar nos damos media vuelta y miramos hacia el coro:

Basílica del castillo de Javier.

Siempre me han encantado las vidrieras de colores de las catedrales góticas. En este caso se trata de vidrieras modernas, pero me siguen encantando.

Si no supiera que el púlpito es moderno, pensaría que era el típico de una catedral gótica.

Púlpito basílica del castillo de Javier.

Los que me hayan seguido en este blog –soy consciente de que suponer que me sigue alguien es una exageración– saben que quedé encantado de la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles (en Los Ángeles, EEUU) de Rafael Moneo. Ahora que he conocido la obra de Ángel Goicoechea Lizarraga, he quedado incluso más impactado. Y un poco más, pues estoy casi seguro de que es un familiar lejano.

Al salir de la basílica tenemos una visión idílica del monasterio de las misioneras de Cristo Jesús- Los cipreses le dan un cierto encanto sumamente atractivo:

Monasterio de las misioneras de Cristo Jesús.

El castillo y museo de Javier

Entrada al castillo. Observen el foso y en la parte alta el matacán.
Otra vista de la entrada y el foso.
Entrada al castillo y museo de Francisco Javier.
Entrada al castillo.
Castillo de Javier. Javier. Navarra. Ala izquierda, la basílica.
Puerta vista desde dentro.

Tal como ya hemos dicho, en el siglo XX el castillo se convirtió en museo de la vida de San Francisco Javier.

Museo de Francisco Javier.

Uno de los lugares más importantes del museo es la capilla del Cristo, donde rezó San Francisco Javier. Las pinturas murales de los costados, representando la muerte son originales. A mi me recuerdan al día de difuntos en México.

Capilla del Cristo. Las imágenes de los costados son originales y representan la muerte. El Cristo es de madera de nogal de finales del siglo XV.

Dicen que este Cristo sudó sangre cuando San Francisco murió y en otras ocasiones ligadas a sus hazañas apostólicas.

La capilla del Cristo está resguardada por rejas que hacen muy difícil poder sacar buenas fotografías. En cualquier caso, creo que merece la pena intentarlo.

La verdad es que esa capilla tan estrecha me da un poco de claustrofobia. Con la estrechez de la misma más las figuras de la muerte en las paredes no parece un lugar agradable. Dicen que aquí rezaba el Santo.

En el museo hay unos dioramas en los que se representan algunos de los milagros del santo. A mí, sinceramente, me parecen un poco infantiles, pero hay muchas personas a los que les gustan y estoy seguro de que sus gustos son igual de válidos que los míos. Los dioramas son de José López Furió que los hizo en 1967.

Diorama de la capilla del Cristo.

El museo

En la imagen del centro vemos una representación del conocido milagro de cangrejo:

Las playas de las Molucas son el escenario de la popular tradición del milagro del cangrejo, protagonizado por Francisco de Javier.Un día, al ir de isla en isla en embarcaciones rudimentarias, sufren Javier y sus acompañantes una gran tormenta. Para aplacar la tempestad, ora y lanza al agua su crucifijo, sujeto por un cordón. El cordón se rompe, la cruz se pierde en el fondo del mar, y la tempestad se calma. Al día siguiente, cuando atracan en una playa, ven salir del mar un cangrejo que sujeta entre sus pinzas el crucifijo de Javier.

https://es.catholic.net/op/articulos/48664/cat/116/el-milagro-del-cangrejo.html#modal

En el museo hay cuadros y una variedad de objetos de lugares donde estuvo San Francisco Javier.

Objetos en el museo del castillo de Javier.

Hay una buena colección de pinturas:

Galería con cuadros. Museo castillo de Javier.

Hay una santa faz, de la segunda mitad del siglo XVI.

Santa Faz. Segunda mitad del siglo XVI. Museo del castillo de javier.

También hay una Magdalena de la segunda mitad del siglo XVI.

María Magdalena. Segunda mitad del siglo XVI. Museo castillo de Javier.
Evangelización de los pescadores.

En el museo también hay cosas para mí muy difíciles de clasificar; por ejemplo una Epifanía hecha de alabastro policromado:

Epifanía de alabastro policromado.

Despedida

Tras pasar unas horas muy agradables en este extraordinario castillo nos fuimos a comer. Ya era muy tarde, las 16:00 horas; pero en el restaurante Yamaguchi II de Yesa nos atendieron muy bien. Seguro que hay otros estupendos, pero nosotros fuimos a parar a este y nos pareció un lugar agradable, camareros atentos, y productos buenos.

Enfrente del restaurante hay una iglesia interesante, la iglesia de San Esteban:


El texto es de Félix Ares , las fotos son de Félix Ares y Álvaro Ares. Texto y fotos se han licenciado bajo la Creative Commons Reconocimiento 4.0 Unported License. El reconocimiento puede ser decir que se ha “Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.”

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.


tapas.ares.fm.2