Embalse de San Juan de la Peña (Huesca-Aragón) y la Ruta Geológica Transpirenaica

9 de octubre de 2020

El pantano de San Juan de la Peña, o simplemente de la Peña, se construyó en 1913 e inundó la carretera, por lo que hubo que hacer un túnel y un puente metálico que todavía está en uso. En la carretera hay un pequeño mirador, con un panel donde nos dan noticia de los aspectos geológicos de lo que estamos viendo. El panel forma parte de la Ruta Geológica Transpirenaica, que nos cuenta la geología de los pirineos tanto en la vertiente francesa como en la española.

Embalse de San Juan de la Peña, en el municipio de Las Peñas de Riglos (Huesca)

El pantano embalsa las aguas el río Gállego. El nombre del río siempre me había intrigado, pues parece que tiene que ver con Galicia, con el acento mal puesto, pero resulta que no. El nombre proviene del latín, Gallicus, que viene de la Galia. Efectivamente, así es, nace en los Pirineos, en el Col d’Aneu, a 2 200 metros de altura.

Para atravesar el pantano, hay que pasar por un túnel y luego por un puente metálico. Un poco antes de llegar al túnel hay un desvío, en la foto, hacia la derecha, y allí nos encontramos con un mirador, para ver el pantano y su geología y un panel explicativo, del proyecto Ruta Geológica Transpirenaica.

Embalse de la Peña, túnel excavado en roca caliza y detrás del mismo el puente metálico.

El poner paneles explicando la geología de la zona me parece una iniciativa magnífica. Muchas veces he echado de menos ir con un geólogo, o con un libro de geología, para poder leer la historia que nos cuenta el terreno; pero esa, como otras muchas, es una materia que tengo pendiente. Así que el que unos geólogos me den en un panel una pinceladas de la geología de la zona me parece excelente.

El panel, completo, lo pueden ver en esta dirección: http://rgtp.geolval.fr/home.php?seccion=panel&img=embalse&name=Embalse%20de%20la%20Pe%C3%B1a

Al empezar a leer el cartel, me quedé un poco épaté. Me explico: el título dice: “El mar eoceno: una sopa de alveolinas”. Recuerdo vagamente, de las clases de ciencias naturales, que el eoceno es una época geológica, pero soy incapaz de situarla en un tiempo concreto. Entonces me dí cuenta, de que soy bastante burro: abajo del cartel hay una línea de tiempo y en ella podemos ver que el eoceno va desde hace 49 millones de años (ma) a 39 ma. Bien, ahora ya me aclaro un poco. Los dinosaurios desaparecieron hace 65 ma, por lo tanto esto es más moderno.

Toda esta zona, durante el eoceno era un mar de escasa profundidad, en el que vivían las alveolinas.

Pero, ¿qué demonios son las alveolinas? A la derecha, el cartel nos dice:

“Las rocas que se observan aquí son calizas (formación Guara) formadas por la acumulación de caparazones calcáreos de foraminíferos (nummulites y alveolinas) que vivían en el mar. Aunque parezca mentira por el tamaño de sus restos fósiles, eran organismos unicelulares”.

(Obtenido el cartel en la carretera)

Ya estaba mucho más claro, las alveolinas son un tipo de foraminíferos. Y eso lo tengo mucha más fresco; he tenido muchos de ellos en la mano. Son seres unicelulares, pero de un tamaño considerable y que tienen una concha calcárea. Y resulta que la acumulación de conchas es la que formó las rocas calizas que podemos ver a nuestro alrededor.

Ahora todo estaba mucho más claro. Pero en el texto sigue habiendo algo que no comprendo del todo: “formación Guara”; menos mal que llevo el teléfono móvil y puedo consultar. La sierra de Guara, es una sierra de Huesca y el embalse forma parte de la formación geológica de dicha sierra.

A la izquierda del cartel podemos leer:

Un mar superplobado

El registro fósil y sedimentario nos permite reconstruir el ambiente en que se depositaron estos materiales. Vista la concentración y variedad de fósiles podemos imaginar un fondo marino eoceno de escasa profundidad, frente a la cuenca turbidítica que observaremos más al norte. Este mar tendrá características similares a una zona tropical actual, como por ejemplo, el Caribe.

(Cartel en la carretera. Página 61 de la guía Ruta Geológica Transpirenaica,ue puede descargarse aquí: http://rgtp.geolval.fr/img/geolog_rec.pdf)

Casi todo claro. Y digo casi todo porque lo de “cuenca turbidítica” me resulta un poco extraño. Investigando un poco, resulta que, si no he entendido mal, lo de turbidítica más al norte, se refiere a facies sedimentaria. Cuando estas facies tienen un estrato de roca dura, seguido de uno de algo más blando, como arcilla, y luego otro estrato duro,… y así sucesivamente: duro-blando-duro-blando-duro-blando… se llaman los Flysch.

Flysch. Foto de: mroszewski, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=53044148

Siempre me ha fascinado el Flysch del Cantábrico oriental. Las costas de Vizcaya, Guipúzcoa y las Landas son impresionantes. Los Flysch llaman la atención.

El Flysch proporciona láminas planas de piedra con distintos grosores. Unos cortes sencillos y tenemos láminas de piedra que pueden tener infinidad de usos: tejados, separadores de lindes, etc.

Mesa hecha con Flysch. Museo del pueblo. Iglesia Rapciuni. Bucarest. Rumania. Foto de: Andrei Stroe – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8617736
https://es.wikipedia.org/wiki/Losa_de_piedra#/media/Archivo:RO_B_Village_Museum_Rapciuni_church_stone_table_1.jpg
Tejado de la iglesia de San Bartolomé de Gavín (Huesca). Se ve claramente que está hecha de Flysch. La foto es de Ángel M. Felicísimo from Mérida, España – San Bartolomé de Gavín, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=89993639

Gracias Ángel M. Felicísimo y a Andrei Stroe por publicar estas fotos con licencia Creative Commons.

En la página 49 de la guía, que describimos a continuación hay varios ejemplos de utilización del flysch en las construcciones tradicionales pirenaicas.

Todos los paneles que se pueden ver en la Ruta Geológica Transpirenaica, más una introducción, preguntas para ver si se ha entendido lo que se ha visto y al final un glosario de términos geológicos se ha publicado como un libro, que puede descargarse aquí: http://rgtp.geolval.fr/img/geolog_rec.pdf

Es una obra excelente, pero para mi vista tiene un problema, la maquetación parece pensada para ser impresa, y verlo en la pantalla del ordenador cuesta un poco. Por lo menos con los recursos habituales. En algunas páginas si se trata de ver entera, la letra es muy pequeña; así que hay que ir a ver zonas concretas de las mismas, lo que hace que la lectura sea muy molesta. Por suerte, eso ocurre solo con algunas páginas.

Todo el libro está lleno de datos que me parecen muy interesantes. Por poner un solo ejemplo, en la página 45 hay un panel donde se dice que en Villanúa esté “El karst más alto de Europa”.

Continuamos nuestro viaje hacia el castillo de Loarre. Pasamos el túnel y cruzamos el puente de hierro.

Túnel de caliza y puente de hierro al fondo.
Puente de hierro de 1913 sobre el pantano de la Peña.
Puente metálico de 1913, sobre el embalse de la Peña.


El texto es de Félix Ares , las fotos son de Félix Ares y Álvaro Ares. Texto y fotos se han licenciado bajo la Creative Commons Reconocimiento 4.0 Unported License. El reconocimiento puede ser decir que se ha “Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.”

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.


tapas.ares.fm.2