Mascate (Omán) revisado (1): Un poco de geografía y visita a la mezquita del sultán Qaboos

Domingo 10 de febrero de 2019

En la entrada http://viajes.ares.fm/?p=11409, del 3 de abril de 2013 hablaba de mi primera visita a Mascate, la capital de Omán. De lo que allí dije apenas tengo nada que cambiar; así que reproduzco casi de forma idéntica lo que allí dije, aunque cambian algunos detalles.

Al amanecer se podían distinguir los acantilados rocosos de Omán, oficialmente Sultanato de Omán o Sultanía de Omán. En el mapa, en color verde, podemos ver la situación de Omán, al sureste de la península arábiga.

Oman (orthographic projection)

Mapa gentileza de  L’Américain (Own work) [CC-BY-SA-3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons.

Omán tiene fronteras con los Emiratos Árabes Unidos, con Arabia Saudí y con Yemen. La capital es Mascate, Muscat en inglés, cuya ubicación es esta:

Ubicación de Mascate. Gentileza de Bing Maps.

Obsérvese que Mascate está en el golfo de Omán. A la izquierda de Mascate, al norte, en la costa del golfo Pérsico está Abu Dhabi y Dubái.

Tal como estaba previsto llegamos al puerto de Mascate a las 8:30; unos pocos trámites aduaneros y a las nueve podíamos bajar. Teníamos prisa pues sabíamos que la mezquita del sultán Qaboos cerraba a las once. A la salida del barco había un puesto de Big Bus y allí vino el autobús y nos llevó. La vuelta también fue hasta el barco.

Tienda de Big Bus sacada desde la cubierta del barco Horizon de Pullmantur.
A la puerta del barco un grupo de músicos interpretaba música tradicional omaní.

Al lado de los músicos, camellos y tiendas de souvenirs.
El autobús visto desde la cubierta del barco.
wIMG_0118.CR2_UA2Y0W
Puerto Sultán Qabus

Montamos y tratamos de llegar a la Gran Mezquita del Sultán Qaboos antes de que cerraran el acceso —a las 11—; no lo logramos, pero, a pesar de todo, fue muy interesante. Es más, quizá el no poder entrar nos permitió ver con calma —y sin gente— cosas que de otro modo no hubiéramos visto.

En nuestro camino hasta la mezquita del sultán Qaboos vimos la arquitectura de Mascate. Nada que ver con la de Abu Dabi o la de Dubái. Aquí las casas son bajas, normalmente de cuatro pisos, y todas están pintadas de los mismos colores —lo exige la ley.

Mezquita del sultán Qaboos desde la carretera

En nuestro camino hasta la mezquita del sultán Qabus vimos la arquitectura de Mascate. Nada que ver con la de Abu Dabi o la de Dubái. Aquí las casas son bajas, normalmente de cuatro pisos, y todas están pintadas de los mismos colores
— lo exige la ley.

Llegamos cuando estaban cerrando la puerta.

IMG_9933.CR2_RL96ZW

«Lloramos» un poco al vigilante de la puerta y nos dejó traspasarla durante unos segundos para sacar una foto. Solo para sacar una foto. ¡Gracias vigilante!

IMG_9934.CR2_4RHF0W
El grupito de la izquierda fue al que nos dejaron entran para sacar una foto
El grupito de la izquierda fue al que nos dejaron unirnos para sacar una foto
IMG_9936.CR2_MADC0W
IMG_9939.CR2_9XMM0W
IMG_9940.CR2_2GNI0W
IMG_9938.CR2_J8JE0W
Minarete de la mequita sultán Qaboos.

El minarete principal de la Gran Mezquita del Sultán Qaboos tiene 90 m de alto. Hay otros cuatro minaretes de 45 m de altura. Los cinco minaretes representan los cinco pilares del Islam.

Una de las ventajas que tuvimos es que muchos visitantes se fueron y pudimos disfrutar del exterior de la mezquita casi sin gente.

La fuente de la entrada.
La fuente de la entrada.
Estos arcos me recuerdan a una iglesia gótica. ¿Es solo a mí?
Estos arcos me recuerdan a una iglesia gótica. ¿Es solo a mí?
IMG_9944.CR2_T7GJ0W
IMG_9945.CR2_JA5K0W

En este precioso patio también hay «toilets». Me entró la curiosidad por saber cómo eran:

Iguales que los nuestros
Iguales que los nuestros

La mezquita tiene una capacidad para que 20 000 fieles recen. Es decir, es muy grande.

Las grandes avenidas con árboles a los lados me resultaron muy acogedoras:

Distancia y soledad
Distancia y soledad
Al acercarnos, resultaba más acogedor. Silencio. Sol.
Al acercarnos, resultaba más acogedor. Silencio. Sol. Pájaros. Brisa…
Jardín de flores y aves revoloteando.
Jardín de flores y aves revoloteando.

¿Las aves se confunden con las farolas y las grúas? Acerquemonos

IMG_9954.CR2_RV8F0W
IMG_9955.CR2_BMFH0W
IMG_9956.CR2_KDCJ0W
Desde esta posición la mezquita sí que parece grande
Desde esta posición la mezquita sí que parece grande y el minarete principal mucho mayor que los otros.
IMG_9960.CR2_F9EN0W
IMG_9962.CR2_0QAJ0W

En el exterior hay jardines con flores bonitas. Pero la sensación general no me gustó. Me dio la impresión de desangelado. Y las grúas del fondo no mejoran la impresión.

IMG_9963.CR2_GDFF0W
IMG_9965.CR2_7RVP0W
IMG_9976.CR2_M4PJ0W
En una esquina un minarete de 45 m
En una esquina un minarete de 45 m
IMG_9966.CR2_8QDN0W
Torre y césped
Torre y césped
IMG_9968.2
IMG_9969.2
IMG_9971.CR2_TPII0W
Descansando en los escalones de la entrada
Descansando en los escalones de la entrada
Otra vez la sensación de soledad y de otoño. Estamos en primavera, pero estas imagen me sabe a otoño
Otra vez la sensación de soledad y de otoño. Estamos en primavera, pero estas imagen me sabe a otoño

Nos vamos, no sin antes echar una mirada a nuestro alrededor:

IMG_9975.CR2_L7YD0W
Banco Árabe de Omán
IMG_9982.CR2_O746ZW

Esperamos al autobús que llegó a la hora prometida. Por el camino vimos más mezquitas, pero que no empequeñecen la imagen de la del Sultán Qaboos.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons

Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Dubái by Félix Ares  is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros:

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Omán (1): Un poco de geografía

Miércoles 3 de abril de 2013

Al amanecer se podían distinguir los acantilados rocosos de Omán , oficialmente Sultanato de Omán o Sultanía de Omán. En el mapa, en color verde, podemos ver la situación de Omán, al sureste de la península arábiga.

Oman (orthographic projection)

Mapa gentileza de  L’Américain (Own work) [CC-BY-SA-3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons.

Omán tiene fronteras con los Emiratos Árabes Unidos, con Arabia Saudí y con Yemen. La capital es Mascate, Muscat en inglés, cuya ubicación es esta:

Mapa donde se ubica Mascate --capital de Omán--. Gentileza de Google maps.

Mapa donde se úbica Mascate –capital de Omán–. Gentileza de Google maps.

Obsérvese que Mascate está en el golfo de Omán. A la izquierda de Mascate, al norte, en la costa del golfo Pérsico está Dubái.

A las 8:30 de la mañana atracábamos en el «Puerto del sultán Qaboos» y nos dispusimos a bajar.

Omán (1): Un poco de geografía

Miércoles 3 de abril de 2013

Al amanecer se podían distinguir los acantilados rocosos de Omán , oficialmente Sultanato de Omán o Sultanía de Omán. En el mapa, en color verde, podemos ver la situación de Omán, al sureste de la península arábiga.

 

Oman (orthographic projection)

Mapa gentileza de  L’Américain (Own work) [CC-BY-SA-3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons.

Omán tiene fronteras con los Emiratos Árabes Unidos, con Arabia Saudí y con Yemen. La capital es Mascate, Muscat en inglés, cuya ubicación es esta:

Mapa donde se ubica Mascate --capital de Omán--. Gentileza de Google maps.

Mapa donde se úbica Mascate –capital de Omán–. Gentileza de Google maps.

Obsérvese que Mascate está en el golfo de Omán. A la izquierda de Mascate, al norte, en la costa del golfo Pérsico está Dubái.

A las 8:30 de la mañana atracábamos en el «Puerto del sultán Qaboos» y nos dispusimos a bajar.

Mar de Arabia: piratas y estrellas

Del 8 de marzo al 1 de abril: navegando por el mar arábigo, desde India a Abu Dabi

En nuestro viaje desde Mumbay hasta Abu Dabi pasamos por una zona donde han actuado los piratas somalies. Como precaución se apagaron las luces del barco y ciertas comunicaciones fácilmente interferibles. Ello hizo que, por primera vez, pudiéramos ver un cielo espléndido. Un cielo imposible de admirar con la contaminación lumínica del propio barco.

En el Mar Arábigo, también conocido como Mar de Arabia o Mar de Omán hay piratas. Hoy en día todavía los hay. No se trata de novelas a lo Emilio Salgari o las historias de piratas de Daniel Defoe. Se trata de una realidad cotidiana. Sirvan los siguientes enlaces como ejemplo:

Secuestro mercante italiano

Presuntos piratas apresados por fragata española

Presuntos piratas quisieron robar un buque argentino

Faltan los enlaces a muchos barcos pesqueros que han sido pirateados, para después pedir un precio por la liberación del barco y de los tripulantes.

Como pueden ver hay piratas y hay una operación de la Unión Europea, llamada Atalanta que trata de proteger del pirateo a los barcos. Fundamentalmente cubre el pirateo que tiene su base en Somalia y su lugar preferente de actuación es el Mar Arábigo.

Pienso que es interesante que veamos en un mapa, a qué nos estamos refiriendo:

Somalian_Piracy_Threat_Map_2010 (2)

En rojo zona de actuación de piratas somalíes.  Mapa gentileza de Wikemedia

En el siguiente mapa se ven mejor loa países que bordean el Mar arábigo.

Mar arábigo. Mapa gentileza de Wikimedia

Mar arábigo. Mapa gentileza de Wikimedia

La foto de satélite nos permite hacernos una mejor idea.

El Mar de Arabia.

El Mar de Arabia. Por el sur llega hasta las Islas Maldivas que están un poco más al sur

El día 28 de marzo salimos con destino a Abu Dabi donde llegaríamos el 31 de marzo. Si se fijan en el primer mapa, nuestra ruta, obligatoriamente, pasa por zonas donde ha habido piratas. Por eso, el capitán del barco nos sorprendió una hoja informativa en la que se nos decía que pasaríamos por zonas de piratas y que se tomarían una serie de precauciones como eran apagar las luces, poner vigías muy atentos a los posibles piratas y tener una comunicación especial y directa con la Armada italiana y con la Operación Atalanta. También nos decían que era precauciones tal vez excesivas pues nunca habían atacado a un crucero, pero que lo que hacían como prevención.

Cuando llegó la noche observamos  con gran alegría por mi parte, que se veía el cielo. Se veían las estrellas. Era la primera vez que podíamos contemplar el cielo en todo su esplendor y yo me dije: ¡Qué lástimas que no hubiera habido piratas en Australia! Me fui de allí sin poder ver las nubes de Magallanes. Sí que vi la Cruz del Sur, pero no las nubes de Magallanes, su luminosidad no era suficiente para contrarrestar la contaminación lumínica del propio barco. Allí, en popa, con las luces apagadas se podía ver un cielo magnífico. Entonces saqué a pasear mi tableta, que tenía incorporado el programa gratuito GoSkyWatch. Magnífico. Cuando tenía alguna duda del nombre de una estrella o una constelación miraba al GoSkyWatch. Primero tenía que mover en forma de 8 mi tableta para que descubriera el norte, luego apuntabas a la estrella y en la tableta tenías su nombre.

PIDO A COSTA QUE DEDIQUE UN DÍA A LA SEMANA A LA ASTRONOMÍA  APAGANDO LAS LUCES DEL BARCO.

Los primeros días de navegación sin luces fueron de sorpresas. Allá a lo lejos, se veía como una sombra fantasmal. Una zona ligeramente más oscura en la oscuridad general. Unos prismáticos te ayudaban a intuir que aquello era un petrolero. ¡Que mal se ve un petrolero no iluminado! Muy cerca de la costa se veían muchas luces, ¿un gran trasatlántico?, poco a poco las luces se fueron dispersando y alejando unas de otras; sin duda, se trataba de barcos pesqueros… Barcos pesqueros, petroleros y trasatlánticos tenían una imagen un poco fantasmal en la oscuridad de la noche.

Unos días más tarde, cuando íbamos desde Abu Dabi al Canal de Suez, en Dubái subieron soldados de la Armada italiana que vigilaban por la noche. Ellos trataron de disimular su condición, pero era bastante inútil, unos tíos altos, fuertes y jóvenes, con multitud de tatuajes, destacaban enormemente entre los pasajeros. Sé exactamente cuantos subieron, pero sospecho que dar estos detalles podría servir a los posibles piratas; así que no lo digo. Casi sin querer, una noche que estaban con mi tableta mirando las estrellas descubrí algunos de sus trucos para escudriñar el horizonte en busca de piratas, pero por las mismas razones de seguridad, prefiero no decirlo.

Llegamos a la vista de Djibouti –donde no desembarcamos – el día siguiente en que España entregaba a Portugal el mando de la operación Atalanta. En ese momento nuestros militares italianos embarcaron en cinco lanchas rápidas y se fueron hacia Djibouti. Yo no volví a verlos. Lo que no quiere decir que no volvieran.