Salalah (Omán): (Parte 1: La ciudad del incienso)

Salalah, incienso, la ruta del incienso, mezquita del sultán Qaboos, mercado de frutas, museo del incienso, museo histórico, museo marítimo, mercado del incienso


4 de febrero de 2019

Salalah es la segunda ciudad en población del Sultanato de Omán. Es la ciudad importante más al sur de Omán.

Un poco de geografía

Ubicación de Salalah

Hoy Salalah es una importante ciudad con casi 200 000 habitantes. Tan solo superada en Omán por su capital: Mascate.

El puerto

El puerto de Salalah con nuestro barco al fondo.

El incienso

Durante muchos años, el puerto de Salalah fue muy importante debido al incienso. Su época de esplendor fue durante el siglo XIII, pero el siglo XIX fue absorbido por el sultanato de Mascate. Salalah era la capital del sultanato de Dhofar, que hoy es una provincia de Omán. Geográficamente Dhofar tienen tres zonas: la costera, la montañosa y una llanura desértica. En esta última es donde crece la planta del incienso: Boswellia sacra.

Boswellia sacra en la ciudad de Salalah. Museo del incienso.

El incienso es la resina de dicho arbusto. Par conseguir la resina se hace un pequeño corte o se quita una parte de la corteza del tronco o de una rama y empieza a salir un liquido lechoso que se llama olíbano. Se deja secar y el resultado es el incienso.

El incienso se ha utilizado como ofrenda en muchas religiones desde la India hasta Europa. Más delante veremos que el incienso del famoso butafumeiro llegaba a Galicia desde Salalah a través de la ruta del incienso.

La mezquita del sultán Qaboos

Ese comercio hizo de Salalah un puerto y una ciudad muy importantes. Hoy sigue siendo un puerto muy importante. Nuestra excursión comenzó en ese puerto y nuestra primera parada fue la mezquita del sultán Qaboos (el actual sultán de Omán). Es una obra moderna, su construcción es tan moderna que su finalización es de 2009; desde entonces atrae mucho turismo y es una de las visitas obligadas a Salalah. Es un mezquita blanca y muy limpia. Atención a los horarios, son bastante restringidos. Los no musulmanes podemos recorrer su interior de 8:00 a 11:00 todos los días salvo los viernes. Como es habitual hay que descalzarse al entrar, y las mujeres deben ir con manga larga y cubrirse el pelo.

Galería. Al fondo la puerta de entrada. Mezquita sultán Qaboos en Salalah.
Una de las torres inmaculadamente blancas de la mezquita del sultán Qaboos en Salalah.

La blancura deslumbrante de dos de las torres de la mezquita del sultán Qaboos en la ciudad de Salalah.
El patio de la mezquita sultán Qaboos de Salalah.

En el interior de la mezquita hay muchas cosas grandiosas.

Alfombra de la mezquita. Pesa veinte toneladas y tiene 115 millones de nudos.

La lámpara parece normal, pero es debido a la distancia. El domo tiene 36 m de altura.

Terminamos la visita a la mezquita y nos montamos en el autobús para ir al mercado de frutas. El conductor llevaba el típico traje omaní.

Traje típico omaní.

Palacio del sultán

El sultán vive en un palacio en Mascate, pero también una residencia en Salalah. Tan solo se puede ver por fuera. Es esta:

Palacio del sultán Qaboos en Salalah-

En la pared podemos ver el escudo de armas del sultán.

Escudo del sultanato.

En la mitad puede verse la daga omaní. Es una daga curva, como si fuera una j. Su nombre es khanjar.

Mercado de frutas

El mercado de frutas de Salalah tiene fama. La verdad es que me cuesta entender la razón de ello. Para mí eran unos puestecillos de fruta sin más. Tal vez, especulando, creo que la explicación puede estar en que Salalah es uno de los pocos sitios de Omán donde crecen frutas; es una zona más fresca y con más agua que el resto. ???

Mercado de frutas de Salalah, Omán.
Cocos en el mercado de frutas. Salalah.

Granadas.

Entre los puestos, nos encontramos con imágenes que rompen totalmente con el mundo brillante e inmaculadamente limpio de la mezquita. Sol voy a poner una foto,…

Cáscaras de coco.

Museo del incenso

Nuestra siguiente parada fue el museo del incienso que comprende un museo histórico y un museo marítimo.

Museo del incienso. Salalah.

El museo de la tierra del incienso.

Una de las cosas que podemos ver en este museo es un mapa con las rutas marítimas que seguía el incienso.

Las rutas marítimas del incienso. Desde Salalah iban hasta el sur de áfrica y Madagascar, a Europa, a la India y la China.

También hay muestras de las distintas calidades de incienso que van desde la blanca –la más cara– hasta la negra con muchas impurezas, la más barata. Actualmente se consideran cuatro calidades. La tercera es la llamada Ashzri, extraída de los árboles que crecen en el occidente de Dhofar (véase más información aquí). La clase más barata es la llamada Asha’bi, que procede de la vertiente sur y de las mesetas de las montañas costeras de Dhofar:

Incienso de tercera calidad (ashazri). Obtenido el occidente de Dhofar.

Todavía mejor es la calidad annajdi, que crece en el altipano de las montañas de Dohar.

Incienso de calidad annajdi, del altiplano de las montañas de Dohar.

El de más calidad es el hojari que podríamos traducir como “el olor del cielo”. Yo saqué do fotos de este incienso pero han salido con unos brillos enormes, así que he buscado en internet y he encontrado una foto de xbqs42 en pixabay, que e ha gustado y que permite su reproducción libre de derechos, donde se puede ver la pureza del hojari:

Incienso hojari de Salalah.

Mercado del incienso (Al-Husn Souq)

El mercado de incienso de Salalah está formado por tiendas que están a ambos lados de una calle. El precio del incienso está fijado por el estado por lo que en todas las tiendas cuesta lo mismo. Es interesante recordar que cuanto más blanco y con menos impurezas es más caro.

En las tiendas venden tanto incienso como incensarios.

Al fondo, tiendas del mercado del incienso.

En el mercado no solo venden incienso, también venden ropa y otros souvenires.

El mercado del incienso está al lado de una playa de arena blanca deslumbrante, como la mezquita del sultán Qaboos.

Playa muy cerca del mercado del incienso.

Esta entrada se me está haciendo muy larga. Continuaré en la próxima hablando de otros detalles sobre el incienso y su larga ruta para llegar desde Salalah hasta Europa.

NOTA SOBRE LOS DESASTROSOS AUTOBUSES. 

En las excursiones de Pullmantur reservas el viaje pero NO puedes reservar la plaza, con lo cual, si sigues las normas siempre llegas cuando los autobuses están llenos pues la mayoría de la gente sale antes de lo que le corresponde. En esta ocasión íbamos tres personas y nos tocó separados; pero eso no es lo malo. Loas asientos eran diminutos, para enanos. Y me tocó la fila de atrás con otras cuatro personas. Intenté sentarme y mi fémur no cabía. Me quise bajar y el guía me cedió el sitio de su lado. El guía me solucionó el problema. Pero hay derecho a que nos vendan autobuses con asientos diminutos y mucho menos a que vendan las plazas de atrás donde se apretujan cinco personas. Eso es inhumano. Presenté una queja a la empresa. Por todo lo demás la excursión estuvo bien y el comportamiento del guía fue excelente. Sugiero a Pullmantur tres cosas: 1) Que la plaza de autobús la den a la hora de contratar la excursión, así no habrá picaresca y la gente no se irá antes de tiempo simulando que son de otra excursión. 2) Que no vendan cinco plazas en la última fila o que lo hagan para personas bajitas a un menor precio. 3) Que cambien de agencia de autobuses en Salalah.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Formulario de contacto Viajes

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website

Si quieren que les avisemos por e-mail de las actualizaciones de esta página, háganos llegar su dirección de e-mail.