Escapada al sur de Portugal. Lagos y Monchique (3)

Viernes 4 de noviembre de 2016

Salimos del Faro da Punta da Piedade para ir a ver Lagos. Hoy se trata de una pequeña ciudad de veintidós mil personas, pero en su día fue la capital del Reino del Algarve; debido a su excelente ubicación tuvo una gran importancia en los grandes descubrimientos portugueses y de la humanidad.

Del Faro da Pîedade a Lagos

Nos separan unos siete kilómetros, así que el viaje es rápido. Al llegar vimos un letrero con el nombre de la ciudad, como si estuviera flotando en el aire.

Lagos

La ciudad se situá a los lados de la ría.

Como pueden ver por las fotos, el tiempo era nublado y aunque no llovía en aquel momento, el cielo amenazaba con soltar mucha agua.

Monumento a los navegantes. Obra de Alexandre Barata, inaugurada en 1997.

Nuestro autobús, que se ve detrás, nos dejó en el Monumento a los Navegantes.

Me hizo cierta ilusión ver que en la puerta del mercado había un anuncio de “Ciencia Viva” un activo grupo de divulgación científica portuguñes con el que colaboré hace ya bastante años.

Allí nos esperaba un guía que nos dio un breve paseo por la ciudad. El primer sitio al que nos llevó, a tan solo unos pasos del Monumento aos Navegadores, fue la Plaza de Gil Eannes donde está el Monumento al Rey D. Sebastião. Allí, el guía nos contó, como Sebastián quería invadir África, cómo pidió ayuda a Felipe II de España,… y cómo murió en la batalla de Alcazaquilvir.

Rey Sebastián primero.

Estamos tan acostumbrados a las estatuas en bronce o en en piedra, siempre sin color, que nos sorprende –al menos a mí me sorprendió– una estatua policromada.

Allí en la plaza había un músico callejero tocando una música excelente en un extraño instrumento, que creo que es un arpa de Senegal. Pero observen que digo creo; no pongo la mano en el fuego.

La música era magnífica llena de sonidos critalinos y acuosos. Algo parecido a esto: https://www.youtube.com/watch?v=6Ojh0iBoqm0, pero solo la música sin voz.

Nos quedamos escuchando el concierto de este genio callejero.

Después paseamos un poco por la ciudad, viendo las calles centrales. Y, entre una cosa y otra, ya teníamos sed y hambre. Encontramos un bar de nombre La Esquina do Faro que nos convenció. No era fácil, pues en la maoyria de establecimientos las sillas estaban mojadas por la lluvia.

Esquina do fado

También nos animó a pararnos aquí el hecho de que tenían Wifi gratis.

Tenían vino, cerveza, sangría… y tapas.

Yo pedí un vino del Algarve.

También pedimos unos sándwiches:

Seguimos paseando y vimos una fuente curiosa; una especie de bola del mundo con caños de agua.

Montamos en autobús y todavía en la ría vemos atracada una réplica de la Carabela Boa Esperanza.

Una carabela emblemática de la historia de Portugal y de Occidente, pues ella fue la primera que doblo el “Cabo de las Tormentas”, hoy conocido como “Cabo de Buena Esperanza” y con ello abrir la ruta hacia oriente, hacia las mercaderías de la Asia lejana incluyendo especias y sedas. Sin duda, esta hazaña es el germen de que España se decidiera a ir a por las mismas especias por la ruta del oeste y con ello descubriésemos América. La ruta marítima era mucho más barata que la terrestre. Imagínense ustedes el camino para llegar desde el sur de la India hasta Portugals por vía terrestre. Recuerden el mapa que ya pusimos al describir la ciudad de Kiwa, en Uzbekistán.

Proyecto de la ruta de la seda

El día amenaza lluvia… y comienza a llover.

COMIDA EN EL HOTEL: OLHOS DE ÁGUA

Nos vamos a comer al hotel y una vez más pasamos sobre el río Arade, que desemboca en Portimão.

Río Arade.

Al pasar por La Albufeira, vimos el extraño monumento al reloj de pulsera que hay allí:

MONCHIQUE

Tras la comida nuestros pasos nos llevaron a Monchique. Teóricamente el pueblo más alto del Algarve y desde allí pretendíamos ver los bonitos paisajes. Paro la verdad es que la lluvia lo impidió y lo único que vimos, con frío y lluvia, fue unas casas del pueblo.

Olhos de Água-Monchique

Empieza a chispear. Queremos ver la iglesia parroquial que es interesante. Antes de llegar debemos subir unas escaleras.

Para llegar a la iglesia hay que subir estas escaleras. Monchique.

La iglesia es un bonito tempo del siglo XVI de la que resalta su puerta de estilo manuelino. Por desgracia, cuando llegamos la iglesias estaba cerrada y no pudimos ver su interior.

Iglesia Monchique

Detalle de la puerta.

Puerta lateral.

Detalle de la veleta con el gallo portugués.

Capitel

Decoración de ls columnas

Otra cara en la iglesia.

Otros aspectos decorativos.

Empezó a llover con ganas. Se hizo de noche. El frío aumentó. Aunque nos faltava por ver Silves decidimos volver al hotel.

+*+

Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons
Félix Ares y Maricarmen Garmendia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en felix.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Contact Form Demo

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website

Si quieren que les avisemos por e-mail de las actualizaciones de esta página, háganos llegar su dirección de e-mail.