Real monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes (Palencia)

El monasterio de San Zoilo empezó a construirse a finales del siglo X y posteriormente sufrió muchas modificaciones, por lo que hoy en día en el mismo conjunto hay partes románicas, góticas y renacentistas. Fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 11 de julio de 2002.

Se llamaba «libro becerro» a un libro en el que se anotaban los privilegios y los bienes que poseía un monasterio. En el año 948, el abad Todomiro, terminó de confeccionar el libro becerro de un monasterio que ocupaba el mismo lugar que el actual de San Zoilo. En aquel momento era un cenobio que llevaba por nombre San Juan Bautista o San Juan tras el puente.

Si nos fijamos en su ubicación actual la denominación de «tras el puente» se entiende perfectamente.

Real Monasterio de San Zoilo, fotografía tomada sobre el puente sobre el río Carrión. El pueblo se sitúa en la orilla contraria al monasterio.

En el siglo XI llegaron desde Córdoba las reliquias de San Zoilo y el monasterio cambio su denominación y adquirió el nombre del santo cuyas reliquias poseían. Se construyó un nuevo monasterio y se concedió a la orden de Cluny. En el monasterio actual hay una pintura reciente donde se ve cómo pudo ser la entrega de las reliquias.

Detalle de la entrega de las reliquias de San Zoilo de Córdoba.

Hoy en día, parte del monasterio está ocupado por un hotel. La fachada de entrada al monasterio es de estilo plateresco.

Fachada plateresca. Esta foto es de Yildori. La he obtenido de Wikimedia. Tiene una licencia de Creative Commons. Se puede utilizar de modo no comercial siempre y cuando se mencione al autor.  Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Spain

La entrada cuesta 2,5 € y permite ver, entre tras muchas cosas, su famoso claustro pleteresco que fue diseñado por Juan de Badajoz en 1537.

Cristo atado a una columna. Escultura en piedra caliza. Está datada entre 1535 y 1575.

Los capiteles de las pilastras de la galería del este, presentan calaveras.

Puerta románica

Se llama galilea a un espacio cubierto que está delante de la puerta de entrada. Está por delante de la entrada; podríamos decir que es algo parecido al nártex. En 1993 se descubrió que enterrada en los muros de la nueva iglesia se encontraba la puerta y la galilea de la antigua iglesia románica. Además, como había estado enterrada entre los muros su conservación era excelente.

Puerta de la antigua iglesia románica, destapada en 1993. Monasterio de San Zoilo. Carrión de los condes.

Pasamos la puerta románica y entramos a la iglesia monacal, en la que hay tumbas de la familia de los Beni Gómez (los condes de Carrión y de los infantes).

Uno de esos sarcófagos tiene una delicada imagen esculpida. Parece una mujer, pero no he logrado averiguar nada más.

Sarcófago de la familia Beni Gómez (Condes de Carrión e infantes). Monasterio de San Zoilo, Carrión de los Condes.

Celdas de castigo de los monjes

A veces los monjes transgredían las normas y eran castigados. En el monasterio de San Zoilo hay dos celdas. Muy pequeñas.

Otras imágenes

Cómo llegar

Nosotros llegamos desde Frómista en una minibus que circula los jueves. Sale de Frómista más o menos a las diez de la mañana y retorna desde Carrión de los Condes a las 13:00. El autobús cuesta 2,50€ cada trayecto. También se puede ir en taxi, que cuesta unos 25€ por trayecto.

Dicho sea de paso, en La muralla tomamos un aperitivo bien y a buen precio.

Como se pueden imaginar, si salimos de Frómista a las diez y a las 13 teníamos que estar en La muralla (Carrión de los Condes), el tiempo del que disponíamos era mínimo. Además, el monasterio de San Zoilo está en la otra punta del pueblo. Así que cogimos un taxi; creo que nos cobró 4€ pero no me hagan mucho caso.

Personal de San Zoilo

El personal que nos atendió en el monasterio de San Zoilo fue muy amable y competente. Gracias.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Iglesia de Santa María del Camino en Carrión de los Condes (Palencia)

La iglesia de Santa María del Camino es de estilo románico y fue construida a mediados del siglo XII, reinando Alfonso VII. Es una de las iglesias que forman parte del románico Palentino. Fue construida en honor a la Virgen del Camino también llamada de las victorias. Como su nombre indica, «del camino», está en pleno Camino de Santiago, en el llamado Camino Francés.

En su día Carrión de los Condes, a 18 km de Frómista y 40 de Palencia, estuvo amurallada. Hoy en día se conserva parte de la misma.

Cubo de la muralla de Carrión de los Condes. El edificio del que se ve una pequeña parte es la iglesia de Santa María del Camino.
Iglesia de Santa María del Camino en Carrión de los Condes. E primer plano a la derecha, el cubo de la muralla.
Friso de los magos ante Herodes

Los detalles del friso de los magos ante Herodes, pueden verse en este enlace. Esta portada fue realizada hacia 1130 por escultores de la escuela hispanolanguedociana.

Al entrar, la nave central tiene este aspecto:

Nave central de la iglesia de Santa María del Camino de Carrión de los Condes.

El retablo mayor fue construido en 1684 por Santiago Carnicero.

Retablo Mayor.

Esta virgen es del siglo XIII y está realizada en piedra policromada y es de estilo gótico.

En el templo hay un cristo que llama mucho la atención pues no está crucificado en forma de cruz, sino que su cuerpo forma una Y. Se trata de una talla gótica del siglo XIV, de origen renano.

Vista, desde la puerta al coro, de la nave lateral. Santa María del Camino, Carrión de los condes.

Íbamos con muy poco tiempo. Así que con esta visión rápida dimos por terminada nuestra visita. En la oficina de turismo lo que más nos resaltaron fue el Cristo en forma de Y griega.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Restaurante Van-Dos en Frómista (Palencia). Menú del peregrino 11€.

No sé si hay un acuerdo entre los restauradores del Camino de Santiago, pero he visto en sitios tan dispares como Roncesvalles (Navarra) o Frómista (Palencia) que ofrecen el menú del peregrino por 11 €.

En Frómista, tal como han podido ver en entradas anteriores, hemos comido muy bien en el restaurante del hotel San Martín, pero quisimos probar el menú del peregrino.

Vimos un restaurante que lo ofrecían. Se trata del Van-Dos, un nombre que me sorprendió pues no tengo muy claro si es que es el segundo restaurante que tienen estos dueños y, por lo tanto, «van dos» o si es un homenaje a Jean-Claude Van Damme.

El interior era un típico restaurante popular.

El menú del peregrino no estaba mal. Tenía muchas opciones para elegir.

La pizarra con el menú del peregrino.

De primer plato nos decantamos por una menestra de verdura y unos espaguetis.

La verdad es que ahora, al ver la foto de la menestra, tiene una pinta muy apetecible. Los espaguetis también.

De segundo nos decantamos por el codillo y unas albóndigas:

El codillo estaba muy bien. Las albóndigas siempre me dan miedo, pues muchas veces son de lata con un sabor a salchicha alemana que es terrible para mi gusto. Estoy convencido de que ese es el sabor que gusta pues en caso contrario los fabricantes no lo usarían, pero para mi paladar es desastroso. En este caso no hubo problemas. Las albóndigas eran caseras, con sabor a carne picada y no a salchicha alemana.

De postre elegimos melón y una tarta con salsa de frambuesa.

Todo ello estuvo acompañado de vino tinto de mesa, gaseosa y pan bregado.

Nos atendió una camarera que cumplió su papel con diligencia y profesionalidad.

Para nuestro gusto –que no tiene porqué coincidir con el de usted– la experiencia fue muy positiva.

Ubicación: Avenida del ingeniero Rivera 10. Teléfono: +34 979 81 08 61

Se trata de un restaurante sencillo, con un menú del día de 11 €. A mí me ha gustado y me ha parecido digno. A veces he tenido problemas con personas que esperan que si cito un restaurante es porque es extraordinario. No. Esa no es mi intención. Yo soy una persona normal, humilde, viajando a precios módicos. Yo no soy crítico gastronómico. Ni quiero serlo. Simplemente soy un viajero. ¿Un peregrino? Con el bolsillo no demasiado repleto y tengo que buscar lugares sencillos, donde den un producto digno. Y Van-Dos lo es.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Iglesia de San Pedro en Frómista (Palencia)

En la localidad de Frómista, Palencia, hay una joya del románico, que es la iglesia de San Martín. El ser un monumento tan importante ha hecho que otras iglesias que merecen la pena han pasado desapercibidas. Una de ellas es la iglesia de San Pedro, gótica del siglo XVI.

Vista por la noche, iluminada, a lo lejos, la iglesia de San Pedro da cierta sensación de fortaleza. Más que una iglesia gótica, parece de un románico tardío.

Al fondo, iglesia de San Pedro en Frómista (Palencia).

Esa sensación se desvanece en cuanto entramos dentro de la iglesia, indudablemente gótico.

Interior de la iglesia de San Pedro en Frómista. Al fondo, el retablo mayor que fue diseñado por Francisco Trejo de 1636 y realizado por los vecinos de Carrión José Infante y Nicolás de la Vega.

La fachada de la puerta principal es claramente renacentista.

Fachada principal de la iglesia de San Pedro de Frómista. La iglesia es gótica, del siglo XVI, pero la puerta principal es renacentista.
En esta foto se observa un detalle sumamente curioso, el pasillo, que sigue el eje central de la iglesia se tuerce. En la parte de atrás tiene una inclinación mientras que en la parte más cercana del altar tiene otra. La razón es que cuando se construyó había un arroyo y si seguían el eje recto habría que haber construido sobre tierra húmeda en un terreno inestable, por lo que la iglesia hubiera tenido problemas. Por eso decidieron cambiar la orientación del eje central.

Dentro de la iglesia hay un pequeño museo. Hay pinturas de José con el niño y un cristo crucificado, que se atribuyen a Gregorio Ferro…

Si pasan por Frómista, no se limiten a ver San Martín, hay otras cosas que merecen la pena.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Hotel San Martín en Frómista (Palencia)

En la localidad de Frómista, Palencia, hay una joya mundial del románico. Se trata de la iglesia de San Martín de Tours que está considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, asociado al Camino de Santiago y que se considera Monumento Hstórico-Artístico Nacional desde 1894. A su lado está en hotel San Martín.

Hotel San Martín, en la plaza de San Martín número 7, Frómista (Palencia)

El hotel San Martín es muy sencillo, de dos estrellas, pero con una característica muy importante, está a pocos metros de la iglesia de San Martín y desde las ventanas de algunas de sus habitaciones se ve la iglesia. Nosotros tuvimos la suerte de tener una de esas habitaciones y pudimos fotografiar la iglesia con multitud de iluminaciones, desde el amanecer hasta el anochecer, con focos de luz para su iluminación y simplemente con la iluminación de la calle.

La iglesia de San Martín vista desde el hotel San Martin.

Bastaba con abrir la ventana para poder sacar fotos de la iglesia.

Vista nocturna de San Martín de Tours en Frómista sin iluminación del edificio; tan solo con la luz de las calles.
Foto de la iglesia de San Martín sacada desde la ventana de nuestra habitación, por la noche, después de que hubiesen apagado la iluminación del edificio. Lo que se ve es con la luz de alumbrado de las calles. La mancha luminosa de la izquierda es la luna, aunque no sé por qué razón no ha salido enfocada.
Camas de la habitación.

Tal como hemos dicho es un hotel sencillo. Tiene Wifi gratuito para los clientes. En la parte baja del hotel hay una terraza, un bar y un restaurante. La comida del restaurante nos gustó. Según nos dijo la persona que nos recibió, guisa su madre y lo que hace es comida tradicional castellana.

Sopa castellana. También reciben el nombre de sopa de ajo.

La receta de la sopa de ajo es muy sencilla, pero es muy fácil caer en un exceso de aceite o de sal. Para mi gusto, la del hotel San Martín estaba en su punto.

Callos

A lo ancho de la geografía española hay muchas formas de preparar los callos, que van desde los callos con garbanzos típicos de Andalucía hasta los callos a la madrileña de la capital, pasando por otros guisos de diversos despojos a los que también llaman callos. Para mi gusto, los mejores callos son los que se hacen con estomago de vaca (callo) y un poco de chorizo y tal vez un poco de morcilla o morro de cerdo, pero nada más. Y esa es la fórmula que nos presentaron en el restaurante del hotel San Martín. Los que se hacen con otros despojos no me gustan

Alubias blancas castellanas.
Un sencillos huevos fritos con panceta y patatas.

Tienen un menú del día por 13€:

Menú del día.

Y, por supuesto, también tienen menú a la carta.

El teléfono del hotel es el:
660 570 511


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

San Martín de Tours, iglesia románica del siglo XI en Frómista (Palencia)

En la localidad de Frómista, Palencia, hay una joya mundial del románico. Se trata de la iglesia de San Martín de Tours que está considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, asociado al Camino de Santiago y que se considera Monumento Hstórico-Artístico Nacional desde 1894.

El nombre de Frómista, una palabra que se me hace difícil de pronunciar, siempre me ha intrigado. ¿De dónde procede ese extraño nombre? Parece ser que su nombre deriva de la palabra latina frumentum que significa trigo (Este dato lo he obtenido de aquí). Se trata de un nombre muy adecuado pues estamos de lleno en las tierras de Castilla en las que destaca el cultivo de dicho cereal.

En mitad del pueblo se eleva una iglesia que destaca sobre las demás por su belleza. Tiene la simplicidad y la inocencia del románico.

Iglesia de San Martín de Tours en Frómista (Palencia). Iluminada por el sol de la mañana.

Al ver esta iglesia no da la sensación de vieja. Parece nueva y ello es debido a que durante los años 1894 a 1904 fue desmontada y reconstruida. El arquitecto fue Manuel Anibal Álvarez Amoroso quien quitó muchos de los elementos que se habían añadido a lo largo de los siglos y no le tuvo más remedio que inventarse cómo serían algunos de los que faltaban, como por ejemplo, las torres del sur. Lo que había, antes de la restauración de Álvarez, es esto:

Algunos capiteles originales han sido sustituidos por copias. Los originales están en el Museo Arqueológico de Palencia. (La fuente de estos datos pueden consultarla aquí).

En la puerta este nos encontramos con varios de los elementos típicos del románico, como son las puertas y ventanas en medio punto, o los canecillos (señalados con una fea flecha negra). ¡Tengo que aprender a hacer flechas más bonitas!

Las puertas y ventanas son de medio punto, es decir, con la parte superior formando un semicírculo, son típicas del románico. Y los canecillos, esas figurillas de piedra que he señalado con una flecha negra, también lo son.

En esa foto se ve una característica interesante de esta iglesia, debajo de las ventanas y rodeando por encima la puerta principal hay unos decorados como si fueran cuadrados del juego de ajedrez, se llaman ajedrezados.

Se entra por esta puerta y hay que pagar una modesta entrada. Pero antes de introducirnos en el interior vamos a ver otras fotografías desde otros lugares.

Entrada principal. Como se ve está orientada al sur.

La fachada principal está flanqueada por dos torres cilíndricas. Al fondo, a la izquierda, está el hotel sonde nos alojamos. Concretamente la ventana de la izquierda fue la que ocupamos. De ello hablaremos más adelante, pues las vistas desde el hotel (Hotel San Martín) nos permitieron sacar fotos de la iglesia con todas las iluminaciones posibles.

La tercera fachada, la que se ve desde el hotel, es la oeste. Su aspecto, poco antes de que se ponga el sol, es el que se muestra a continuación.

Fachada oeste, antes de que se ponga el sol.

Si nos fijamos en los tejados, vemos que hay dos naves alargadas en el oeste, y aunque no la veamos hay una tercera en el este. Es decir, se trata de una iglesia con tres naves alargadas. La nave central más alta que las dos laterales. Este tipo de construcción se llama de planta basilical. Mejor dicho, pseudobasilical. La explicación del «pseudo» es que las basílicas tienen ventanas por encima de los soportes y las pseudobasílicas no las tienen. En este caso no hay ventanas por encima de los soportes y, por lo tanto, tenemos que llamarla pseudobasílica.

Nos falta por ver la fachada norte. En este caso es donde se ven los tres ábsides correspondientes a las tres naves basilicales.

Los tres ábsides de la cara norte. Encima del ábside central se ve una torre octogonal que es el cimborrio.
Izquierda: cara norte. De frente: cara oeste. En esta imagen podemos ver en más detalle el cimborrio octogonal.

El cimborrio es una torre, normalmente cuadrangular u octogonal que se levanta sobre la nave central y cuya misión es proporcionar luz al interior. Las ventanas de las que dispone son lo más importante, pues se trata de iluminar.

Si pasamos al interior podemos ver algunas cosas muy interesantes. Nada más entrar, si nos acercamos a la nave central vemos lo siguiente:

Nave central. Antes del altar vemos la iluminación procedente del cimborrio.

Acercándonos hacia el fondo, podemos ver las tres imágenes: a la izquierda San Martín de Tours, del siglo XIV; en el centro la cruz con Jesucristo de gran valor, de finales del siglo XIII; y a la derecha Santiago peregrino del siglo XVI. (Referencia aquí).

De izquierda a derecha: San Martín (talla del siglo XIV), Cristo del siglo XIII y Santiago del XVI.

El valioso Cristo merece que le hagamos un primer plano:

Cristo del siglo XIII en la iglesia de San Martín de Tours en Frómista (Palencia)

Pero, para mi gusto, y esto es absolutamente personal, la imagen que más me agrada, aunque sea moderna, es la de una nave lateral. Es esta:

Imagen de la virgen en una nave lateral.

Siento cierta debilidad por las pequeñas imágenes de vírgenes negras románicas. Esta pequeña imagen es de la iglesia de San Martín de Tours en Frómista.

Si nos acercamos un poco lo que vemos es esto:

La virgen negra en la iglesia de San Martin de Frómista

De esta sencilla y preciosa virgen llaman la atención varias cosas, una es su color negro y la otra es el dorado de su túnica. No sé más de esta imagen. No sé de qué siglo es ni de donde proviene. Lo más que he encontrado es que «sobre la procedencia de esta talla mariana, apenas me dijo que fue un regalo de las monjas de Saldaña al párroco de Frómista, que la tenía en su casa» (Frómista y la Virgen Negra del Buen Camino). Por otro lado en la página
https://www.biodiversidadvirtual.org/etno/Estatua-de-Virgen-de-la-Acogida-Fromista-img74890.html, nos dicen que es la Virgen de la Acogida y que es una talla del siglo XX.

Ante las dudas que me presentaba esta imagen decidí preguntar a los expertos, a las personas de la oficina de turismo de Frómista y han confirmado lo que he entrecomillado más arriba: la virgen es propiedad del párroco, no lo es de la iglesia. Lleva unos pocos años (cinco o seis) expuesta y el nombre de virgen de la acogida se lo dio el cura párroco.

Antigua o moderna, me gusta. Agradezco a la oficina de turismo su respuesta profesional y competente.

Los canecillos y los capiteles de las iglesias románicas cuentan historias que eran conocidas por los habitantes de la zona y de la época. A veces son historias bíblicas que somos capaces de identificar, pero otras nos sumergen en el mundo extraño que, al menos a mí, me hacen pensar en una cosmogonía sorprendente.

Capiteles del interior de San Martín de Tours en Frómista. Los canecillos también representan figuras para nosotros extrañas, pero que para aquellas gentes eran perfectamente conocidas.

N que decir tiene que hay muchas más cosas que ver, pero no quiero hacer una entrada demasiado larga.

Fuera de la iglesia, en la plaza de la población, hay reproducciones de varios de los capiteles de la iglesia. Quiero creer que son los capiteles más interesantes. A continuación muestro dos de ellos.

El precio de la entrada es de 1,5 € y los horarios y precios reducidos los podéis ver aquí.

Antes de despedirme quiero señalar simplemente que la habitación que tuvimos desde el hotel SanMartín nos permitió ver la iglesia con múltiples iluminaciones. El personal del hotel resultó muy amable, nos ayudaron en todo y comimos allí varias veces, una excelente comida castellana; pero de eso hablaré en otra entrada.

En 1971 Correos editó un sello del Año Santo Compostelano que tenía como imagen la iglesia de San Martín. Esta foto es de Rosa María S. y la he obtenido de: https://www.verpueblos.com/castilla+y+leon/palencia/fromista/foto/811083/

Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Canal de Castilla en Frómista

El Canal de Castilla fue una de las obras hidráulicas más importantes realizadas en España entre mediados del siglo XVIII y principios del XIX. Su objeto era transportar el trigo de Castilla a los puertos del norte. En pleno Camino de Santiago, en la localidad de Frómista, puede verse muy bien e incluso darse un paseo en barco por el canal.

La localidad de Frómista dispone de una iglesia románica que es una auténtica joya; se trata de la iglesia de San Martín de Tours que está considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, asociado al Camino de Santiago.

De esa iglesia, hablaré en otra entrada, hoy quiero hablar de otro aspecto interesante que puede verse en Frómista. Siguiendo el Camino de Santiago, a la salida del pueblo, muy cerca de la estación del tren, nos encontramos con el Canal de castilla y cuatro de sus esclusas.

Señalización del Canal de Castilla, en el Camino de Santiago. El agua que se ve, pertenece a dicho canal.


El Canal a su paso por Frómista. El canal, en esta población, tiene dos puentes. He obtenido la foto desde el puente del Camino de Santiago; el puente que se ve al fondo es del ferrocarril.

Hasta 1860 se estuvo utilizando para transportar granos por medio de barcazas, que eran arrastradas por animales de tiro desde las orillas. La construcción del ferrocarril hizo que el canal dejase de ser útil.


Castilla tiene fama de ser una llanura bastante lisa; no obstante el canal tiene que salvar importantes desniveles. Esta parte del Canal pertenece al ramal norte, que tiene casi 75 km de longitud, y pasa salvar el desnivel de 85,44 m hay 24 esclusas.

Cuatro de esas esclusas están en Frómista.

Señalización de las cuatro esclusas de Frómista.
Detalles de las esclusas en Frómista.

Otra vista de las esclusas. La casa que se ve al fondo a la derecha es un centro de interpretación del Canal de Castilla.


Las esclusas y los dos puentes. El más cercano es el del Camino de Santiago. El más lejano es del ferrocarril.

Compuertas de las esclusas.

Detalles de las maquinarias de las compuertas.

Por el Canal de Castilla se trasladaban barcazas. Para moverse las barcazas estaban enganchadas por maromas (sirgas) a las orillas y allí había animales de carga, normalmente mulas, o personas que tiraba de ellas. A este sistema de navegación se le llamaba «caminos de sirga».

En la página bicitarianosnelcanaldecastilla nos encontramos, entre otras muchas imágenes antiguas, muy interesantes con esta:

Mulas tirando de una barcaza. Siglo XIX. Fuente C. H. D.

Cómo llegar

Desde el centro de la población, digamos desde la plaza de San Martin, la distancia es de 900 m y según Google maps se tarda 12 minutos.


Camino desde el Hotel San Martín, que está en la plaza de San Martín, donde está la iglesia del mismo nombre hasta la esclusa cuádruple de Frómista.

Si no le apetece caminar no puede hacerlo, en la misma plaza suele estar el taxi. La carrera serán aproximadamente 3 Euros. También pueden llamar. La taxista se llama Elisa Vallejera: 670710817


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

Hasta la próxima entrada.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Dubái, revisitado (y 9): Algo más que nuevos ricos

La primera imagen que transmite Dubái es la de unos niños ricos a los que les gusta la arquitectura y han mandado fabricar unas maquetas de edificios curiosos; pero, como son niños, se olvidaron de que las maquetas son a escala —a pequeña escala— y han construido los edificios de verdad. Los edificios «más» algo del mundo. Burj Khalifa es la torre más alta del mundo. Burj Al Arab tiene la recepción más alta del mundo. El complejo comercial de Dubái (Dubái Mall) es el más visitado del mundo y el más grande en número de tiendas...

Cuando no logran descubrir en qué lo que han hecho es «más grande del mundo» buscan a ver si es el más grande de la península arábiga, sino de los Emiratos y por fin del propio Dubái… Y se lo dicen a Guinnes y les dan el diploma y figura en sus libros…

Asusta un poco la cantidad de mezquitas que han construido; se las han pedido a los mejores arquitectos y algunas son auténticas maravillas; aunque a los no islámicos nos está vetada la entrada. Acabo de recordar que la guía del «Big Bus» insistió muchas veces en que Dubái y Abu Dhabi eran muy tolerantes religiosos pues permitían que hubiera templos de otros cultos, como por ejemplo católicos; eso sí, en sus mezquitas —salvo contadas escepciones—, como prueba de apertura y de tolerancia, no permiten entrar a los no islámicos…

Sorprende, en un entorno tan moderno, encontrar muchas mujeres vestidas de negro de pies a la cabeza e incluso totalmente tapadas con burka. Supongo que es otra prueba de la tolerancia, a nadie se le obliga a ir vestido del modo occidental pueden ir con el traje tradicional… 🙂

Ante una pequeña crítica mía a la cantidad de mujeres vestidas completamente de negro,… una compañera de viaje me dijo que tampoco podían quejarse demasiado pues en sus casas, en fiestas que hacen con las amigas, lucen las joyas que tienen y los vestidos de marca,… Muchas joyas, muchos vestidos de Dior, Ives Saint Laurent, etc. Me daba la sensación de que envidiaba su vida, sobre todo por las joyas. Me sorprendió; yo que soy un poco más simple, me parece que las jaulas, aunque tengan barrotes de oro y estén adornadas con lámparas de diamantes, no dejan de ser jaulas; pero, claro, eso soy yo, que tengo un cierto ramalazo a la intolerancia. Ella se fijaba en que las varillas de la jaula eran de oro, yo en que era una jaula.

Por suerte para mí, sacrifiqué las compras en el «Dubai Mall», pues por muy grande que sea y muchas tiendas que haya no dejan de ser tiendas, de esas que se encuentran en todas partes desde Nueva York a Singapur pasando por Zurich,… y me fui a dar un paseo en dhow por la ría de Dubái; vi los dhows con su carga de frigoríficos, televisores y hornos de microondas y recordé las viejas aventuras de piratas de Emilio Salgari;  vi los embarcaderos; vi gente en sus barcas; en sus coches;… ví autobuses llenos de obreros; vi trabajadores en las carreteras; vi un precioso museo etnográfico; me maraville con las «torres de los vientos» y la inteligencia de los humanos de hace cinco mil años; vi un campamento simulado de beduinos, y me fui a corretear en 4×4 por el desierto; vi camellos y las flores del desierto —¡en el desierto hay flores—; vi… Sacrifiqué una comida en el Burj Al Arab a todo lujo y tomé un bocata de atún con mayonesa en Paul.

Por suerte, Dubái es mucho más que el delirio paranoico de unos jóvenes que de mayores quieren ser arquitectos. Dubái merece una visita más calmada que la que hemos hecho nosotros, pero probablemente, si volvemos, no nos verán en el «Dubái Mall», salvo para ver el espectáculo de luces en sus fuentes.

Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con
Licencia de Creative Commons
Dubái by Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros:

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

 

Dubái, revisitado (8): Un paseo nocturno

6 de marzo de 2019

La primera vez que estuve en Dubái fue en 2013, en un crucero de la vuelta al mundo. Lo que dije entonces pueden verlo aquí:

En esta nueva versión, sigo la idea general de aquel post aunque corrijo y añado algunas cosas.

BURJ KHALIFA y DUBAI MALL

Ahora el orden de la visita es un poco diferente, nuestra primera parada es Burj Khaliffa y Dubai Mall.

Palmeras iluminadas en el Dubái Mall. Dubái.
Adornos leds en el Dubái Mall. Dubái.
Burj Khalifa iluminado. En esta foto la iluminación es de color blanco, pero los colores van cambiando. Dubái.

Por la noche, esperábamos una visión distinta de Burj Khalifa, pero lo que vimos fue inesperado. La torre surgía de entre la noche a retazos: manchas de luz separadas por la negra noche.

Burj Khalifa. Vista nocturna. Dubái.
Burj Khalifa entre las palmeras iluminadas. Dubái.

ISLA PALMERA. HOTEL ATLANTIS

Dentro del complejo hotelero hay un centro comercial con algunas tiendas, una acuario e incluso un restaurante desde el que se ven los peces.

Centro comercial del hotel Atlantis. Dubái.
Restaurante Seafire, en el Hotel Atlantis. Dubái.

A veces en los viajes no es nada fácil encontrar un baño. En los bajos del hotel Atlantis los hay esplendidos y gratuitos.

Servicios de la zona comercial del Hotel Atlantis. Dubái.

Detalle del techo. Hotel Atlantis. Dubái.
Una mirada al acuario. Dubái.

Tras esta breve vista de Atlantis iluminado, nos vamos hacia Wafi. Al salir me sorprenden cuatro coches eléctricos de la marca Tesla. Eléctricos en el golfo Pérsico.

Coches eléctrcios marca Tesla a la puerta del Hotel Atlantis. Dubái.

LUZ Y SONIDO EN WAFI

Tal como ya hemos dicho, Wafi son unos grandes almacenes en los que destaca la decoración de tipo egipcia aunque no es la única.

Señal que indica donde se celebra el espectáculo de luz y sonido. Dubái

Por la noche ofrecen un espectáculo soberbio de luz y sonido que dura en torno a una hora. El espectáculo no es en un lugar en concreto, es en todo el recinto: a izquierda, derecha, delante, detrás, arriba, abajo… El número de proyectores para hacerlo es enorme. No me atrevo a dar una cifra pero seguro que son cientos de «gobos«.

La parada de autobuses de Big Bus en Wafi. Dubái.
Interior del centro comercial Wafi. Dubái.
Espectáculo luz y sonido centro comercial Wafi. Dubái
Espectáculo luz y sonido en centro comercial Wafi. Dubái.
Luz y sonido en centro comercial wafi. Dubái.
Frontispicio de estilo griego sobre el que se proyectar´n muchas imágenes.
Anubis, el dios chacal. Centro comercial Wafi. Dubái.
¿Ramses? Centro comercial Wafi. Dubái.

Ahora nos vamos a la Grecia clásica, aun edificio con aires del Partenón, que se viste de colores.

Juego de luz en un edificio similar al Partenón griego en centro comercial Wafi en Dubái.

Estas imágenes estáticas son tan solo una muestra del juego de colores e imágenes que nos hacen ver en el centro comercial de Wafi; pero les falta movimiento. También sacamos unos minutos de vídeo para que se apreciara ese movimiento. Lo tienen aquí. Dura 1 minuto, suficiente para que vean el ritmo y escuchen la música del espectáculo.

El espectáculo nos gustó mucho y nos quedamos con la sensación de que había que volver. Nosotros vimos un trozo de la parte egipcia y otro de la griega, pero el espectáculo ocurría en muchos sitios a la vez, aunque la música era única. Nos dieron ganas de volver al día siguiente, pero era imposible pues a esas horas de la noche ya estaríamos volando a Madrid.

Cogimos el autobús de vuelta que nos llevó hasta Paul. A aquellas horas ya no había autobús que nos llevara hasta el barco y allí cogimos un taxi que por siete euros nos llevó al barco.

Esa noche nos fuimos a la cama con un grato de sabor de boca. El día había sido largo y cansado, pero habíamos visto muchas cosas… y se nos habían quedado sin ver muchas más.

Subimos al bar y nos tomamos unos cócteles con alcohol: con Curaçao, tequila, y ron. Y después a la cama, mañana también teníamos un programa intenso. Muchas horas de vuelo.

Eran las 24:00 el día había acabado.

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]

Dubái, revisitado (7): Burj Khalifa al atardecer

4 de marzo de 2019

La primera vez que visité Dubái fue en el año 2013 en un crucero de la vuelta al mundo. La entrada que hice entonces pueden verla en este enlace: http://viajes.ares.fm/?p=4558.

Lo que hago en esta nueva versión es modificar ligeramente lo que escribí entonces, con algún dato nuevo.

Nuestra siguiente parada era en el centro comercial Dubái Mall que está al lado del Burj Khalifa:

Ubicación de Dubáis Mall y de Burj Khalifa. Dubái. El mapa está obtenido de Google Maps.

Los habitantes de Dubái dicen que el «Dubai Mall» es el centro comercial más grande del mundo; pero ya sabemos que tienen tendencia a hacer que todo lo suyo sea «lo más grande». No cabe duda de que es enorme: más de 1 200 tiendas, que venden de todo: moda, fotografía, electrónica, computadores, tablets, teléfonos móviles … y unos 200 restaurantes, cines….

Hasta donde nosotros hemos investigado, el Dubai Mall es el más grande del mundo en número de tiendas, pero en superficie hay otros que le ganan, aunque están haciendo obras de ampliación.  Hoy tiene una superficie de un poco más de medio millón de metros cuadrados en seis pisos de tiendas. También hay tres plantas de aparcamiento…

Parece ser que los grande almacenes de Dubai son los más visitados del mundo, con cien millones de personas al año.

Para las personas que quieren comprar es uno de los puntos obligados de visita. Por otra parte entre el Mall y el Burj Khalifa hay un lago con unos preciosos juegos de luz. Lamentablemente para nosotros, teníamos poco tiempo y debíamos elegir. Así que elegimos no ver el espectáculo de las fuentes de Burj Khaliffa y sí ver los del centro comercial WAFI, que mostraremos un poco más adelante, en otro post.

Aquí tienen unas imágenes de lo que es la «fuente de Dubái» –que se inauguró el mismo día que el Dubai Mall: octubre 2008– y algunas fotos de sus juegos de luz, que insisto, no hemos visto nada más de refilón, al pasar el autobús por allí. Las fotos que vienen a continuación son de wikipedia.

La fuente de Dubái, entre la torre Butj Khalifa y el Dubai Mall. Foto de Wikipedia
La fuente de Dubái, entre la torre Buj Khalifa y el Dubai Mall. Foto de Wikipedia
La fuente de Dubái, entre la torre Buj Khalifa --al frente-- y el Dubai Mall --a la izquierda--. Foto de Wikipedia
La fuente de Dubái, entre la torre Buj Khalifa —al frente— y el Dubai Mall —a la derecha—. Foto de Wikipedia-
La fuente de Dubáil. Foto de Wikipedia
La fuente de Dubáil. Foto de Wikipedia

Al atardecer vimos la torre Burj Khalifa, así:

Mirando hacia el lado contrario de la torre, al fondo, al otro lado de la ría, se ven las torres gemelas, que vimos durante nuestro viaje en dhow, aunque ahora la iluminación es totalmente distinta.

Las torres gemelas. Twin Towers. Dubái.

Volviendo la mirada a la torre, vemos:

Burj Khalifa entre las palmeras. Dubái
Burj Khalifa. Dubái.

No vamos a mostrar más fotos del atardecer en esta torre porque habíamos decidido volver por la noche y pensamos que las fotos nocturnas podían ser interesantes.

Ahora nuestra intención era ir al intercambiador —al lado de la cafetería PAUL— para hacer más o menos el mismo viaje que acabamos de hacer: playa Jumeira, Burj Al Arab, Isla Palmera, Hotel Atlantis, Dubai Mall, Burj Khalifa… pero de noche, para acabar en el centro comercial Wafi viendo su espectáculo de luz y sonido.

En al camino hacia el intercambiador volvimos a ver edificios ya conocidos, pero otra luz.

El edificio cuyo tejado termina en una bola de golf (Hotel Etisalat) . Dubái.

Pasamos por Wafi

Hotel Raffles en el barrio de Wafi en Dubái.
Centro comercial de Wafi. Dubái.

Y así llegamos a la cafetería PAUL donde cambiamos de autobús. AL lado de la cafetería está el intercambiador.(El tour nocturno tiene un precio aparte).

Cafetería Paul, donde se hace el intercambio de autobuses Big Bus. Dubái
Licencia de Creative Commons

Nota fotos. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Dubái by Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros:

tapas.ares.fm.2

[contact_bank form_id=»1″ form_title=»show» form_description=»show»][/contact_bank]