Meccano

El 15 de mayo de 1863 nacía en Ciudad de México Frank Hornby, inventor del juego Meccano

En uno de esos múltiples vídeos que nos llegan de YouTube he visto a un niño montando un «Tyrannosaurus rex» con piezas de plástico de Meccano. Me ha recordado mis juegos infantiles con ese juguete, aunque hay algunas deferencias. Con el que yo jugaba las piezas eran metálicas y con ellas podía construir grúas, puentes, la torre Eiffel, incluso vías de tren, pero no dinosaurios. Los nuevos, con piezas de plástico, permiten construir dinosaurios, coches de carreras, … las piezas son de plástico. En ambos casos se comparte la idea de que los niños estimulen su creatividad y se atrevan a crear cosas.

En ese momento me he hecho una pregunta muy simple: ¿quién fue el inventor del Meccano? Me ha bastado una sencilla consulta a internet para encontrar que su inventor fue Frank Hornby. Ha habido una casualidad, esta columna se publicará el 15 de mayo y Hornby nació ese mismo día; eso sí, del año 1863. De padres ingleses, nació en Ciudad de México. En 1901 patentó un conjunto de piezas para la construcción de juguetes a las que dio el nombre de Meccano. Además de las muy conocidas tiras metálicas perforadas, también tenía ruedas, bastidores y varias piezas más para permitir la construcción de una amplia variedad de estructuras que animaban a los niños a ser creativos. Ese juego original fue comercializado con el eslogan: «La mecánica hecha fácil» por una tienda de juguetes de Liverpool (Reino Unido).

Construcción hecha con piezas de Meccano. Wikipedia.

Nota texto. Licenciado como

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Aliens under the magnifying glass (A book in Spanish)

Complete works of Martin S. Kottmeyer Volume 1: Extraterrestrial Under Scrutiny.
  Translation by: Luis R. González Manso
  Sentosa Publishing House, Santiago de Chile, 2020(http://www.lulu.com/spotlight/lanavedeloslocos.)
376 pages.
ISBN: 978-0-244-54649-6
can be purchased at
: https://bit.ly/2IQgwiY

Cover of volume 1 of the complete works of Martin S. Kottmeyer

I have been away from the literature that studies the UFO phenomenon for many years. Normally the books of the supporters of the extraterrestrial hypothesis (HET) bore me, since the usual thing is that they return to talk about the classic cases and if they are new they repeat the old stereotypes. When the volume «Aliens under the magnifying glass» (Exterterrestres bajo la lupa) fell into my hands, as soon as I started reading I was not bored at all. There are no new cases. In fact, it’s about the oldest sightings, those that gave rise to the UFO myth. The first of those dissected under his magnifying glass is that of Kenneth Arnold (i), who, for most specialists, was the case that marked the birth of the era of UFOs. Let us briefly recall what happened in 1947 and that Arnold was piloting a light aircraft near Mount Rainier, a stratovolcano located southeast of Seattle in the US state of Washington. He saw nine objects moving in concert at high speed. To explain their movement (not their shape) he said they moved «like saucers skipping on water» (like saucers bouncing in water). Despite the fact that Arnold said the objects were shaped like a boomerang, the journalist he spoke to – Bill Baquette – confused the shape with the way of moving and broke the news calling them «flying saucers.» That denomination went around the world. Thus, by mistake, the name came about that has become more famous and, without a doubt, has culturally conditioned the way in which many witnesses describe what they see.

Of the Arnold case I had read many things in favor that they were extraterrestrial ships and other things about much more mundane explanations; I believed that nobody could bring me anything essentially new anymore. I was wrong. With amazing meticulousness, Kottmeyer exposes all the hypotheses, both believers and skeptics, and one by one he shows the reasons why they cannot be true. After this denial, he makes his own hypothesis. I must admit that at first it was not only shocking but implausible, but when reading his arguments, the replies and counter-replies, and the bibliographic citations to prestigious magazines with referees that he uses, I have convinced myself that he is probably right: What Arnold saw were birds in formation, probably swans or pelicans.

That thoroughness and attention to detail that he uses with the Arnold case, he does it with a few other classic UFO cases. For example, the sightings of Father Gill and 37 other witnesses, in New Guinea in 1959(ii). Kottmeyer’s explanations are really long, in the book they occupy from page 85 to 164. I advise you to read it.

Some of Kottmeyer’s explanations are surprising, although, once again, reading his arguments, it is easy to be convinced that he is right. One such case is the one that occurred in the summer of 1953 in Medford (iii), Oregon. There were three witnesses. At 10 pm they were driving home and saw three bank-colored creatures «with very soft fur, like satin», similar in shape to the Shmoos (iv) in the Lil ‘Abner comic strip. His surprising and compelling explanation is that «a deer’s butt was mistaken for an alien.»

Kottmeyer in many of his explanations takes into account a subject that I am passionate about: the malleability of memory and that perception is influenced by the culture of the time (v). I insist again that Kottmeyer uses relevant scientific quotes for each of his claims. To illustrate his thinking, I copy a few sentences from the book: ‘The point is that the cultural overlap is unequivocally present in UFO reports. We often see cases of people adding details to images of mundane phenomena: portholes on Venus, domes added to advertising planes, details clearly derived from saucer books »(page 78)…« in the waves of 19th century airships, witnesses added details derived from the balloons of the time »(page 79).

Many, many years ago, let’s say that, in 1972, when I was driving on a Madrid highway, I saw in front of me a shiny object that was moving and moving away from until it disappeared on the horizon. At the time, my explanation was the same that Kottmeyer gives to similar cases: «The sensation of movement can be explained quickly, either by autokinesis or also as an illusion caused by the movement of clouds, the changes in their density» make their luminosity varies and with it they give the sensation of remoteness.

On page 197 he makes an extremely interesting observation: “We tend to forget that HET was not always the favorite theory about flying saucers. In the 1940s and early 1950s, HET was not mentioned. ” On page 237, we can read: «in line with the prevailing suspicions among the population that the saucers were secret weapons in development by some land power …». On page 239 he makes us see that the repetitions in different sightings of certain constants does not demonstrate their reality, but are «attributable to ufological

«It is not uncommon for multiple witness UFO reports to originate from a real stimulus that would have been distorted by the emotions and expectations created around this cultural myth (vi)» (p. 337).

In the same way it is dismantling other classic cases, for example, that of «Incident in Exeter (vii)». To avoid getting too long, I’m not going to give Kottmeyer’s explanation, but I can’t resist quoting the last sentence (page 178): «And so, another classic bites the dust.»

The last case that this first volume deals with is the famous Hill (viii) couple, with which many of us came to believe that the extraterrestrial visits were real. (Yes, I said we arrived. I, mistakenly, came to believe in them). After his careful dissection of each of the details, he gives us an unexpected fact: Barney Hill talks about how the aliens had «enveloping eyes», understanding as they were elongated and oblique and extended to the sides of the face. Kottmeyer discovered that very similar eyes were present in an episode of the television series «Heading to the Unknown», specifically on the 20th of the first season, entitled «The Bellero (ix) Shield», which aired just twelve days before he mentioned them under hypnosis.

Extraterrestrial with enveloping eyes, from the chapter «The Bellero shield» (x) of the series «Heading to the unknown».

Kottmeyer, in his work, shows that he is a great connoisseur of science fiction literature. Many of the heroes he mentions are those that I read in my youth, for example, Flash Gordon. In the episode entitled «Planeta Mongo» in Spanish, a rocket ship appears that for Kottmeyer could play a certain role in what Chiles and Whitted (xi) saw (pp. 225-232). The ships and characters of Flash Gordon resemble those of certain contact cases. Kottmeyer tells us that these stories, including that of the Hill couple, are «an idea whose ideal time to appear is just then» (p. 330).

Flash Gordon’s rocket ship.

As I have already said, this is the first volume. At least six others await us, and I say this because in one of the notes it is said that it will be a specific topic in volume 6.

I am looking forward to the arrival of Volume 2 to remember the good old days and continue to enjoy the deep insights and unexpected solutions Kottmeyer provides us.

If I have any criticism to make, it’s that Kottmeyer takes the gullible too seriously. But honestly, I don’t know if it’s a Kottmeyer flaw or mine, since the credulous arguments seem so ridiculous that I don’t even question them anymore. I just laugh at them, and I’m not sure this is the correct posture. Confrontation is essential for the truth to emerge. The discussions that are read in Kottmeyer’s book have made me think of the phrase that ends my book «The Holy Shroud! What a scam! (xii)»: «A good myth never dies», and the aliens, without a doubt, are a good myth. No matter how much evidence is shown that they are mistakes, there is always a group of people who believe in them.

At first I said that the translation is by Luis R. González Manso. I would like to point out several things, the first is that the translation is magnificent. The second is that González’s work goes much further than that of a translator; in fact, if I have not misunderstood, it has been the compiler and, surprisingly, this is the first time that all of Kottmeyer’s works have been offered together. It was not in English but in Spanish, even though the author is from Illinois. And there is a third and important task: the selection of illustrations, which has often required finding the original mentioned in the text.

Thanks to the Coliseo Sentosa publishing house in Santiago de Chile for introducing us to this curious character who is Martin S. Kottmeyer, who can be followed at:https://www.facebook.com/la.wan.3538 

Prof. Dr. Félix Ares de Blas

FINAL NOTES

i) Kenneth Arnold in Wikipedia (s.f.). https://es.wikipedia.org/wiki/Kenneth_Arnold (Retrieved on February 15, 2020. The text is in Spanish)

ii) Although from a credulous point of view, a summary of the case can be seen in: «The UFO Incident in Boianai, Papua New Guinea», on the blog «Proyecto Signo». Recovered on March 15 from: https://proyectosigno.com/el-incidente-ovni-de-boianai-papua-nueva-guinea/

iii) Medford Shmoos, en Cryptid Wiki (s. f.). Recovered on March 15 from: https://cryptidz.fandom.com/wiki/Medford_Shmoos

iv) Shmoo, en Wikipedia (s. f.). Recovered on March 15 from: https://en.wikipedia.org/wiki/Shmoo

v) In fact, I wrote an unpublished book on the subject, titled «New Faces for the Old Gods, (Nuevas caras para los viejos dioses)» and I liked the subject so much that I studied criminology, though never examined myself, to learn more about the problems of testimony.

vi) This is our fundamental conclusion in a work of which we are co-authors David G. López and myself and which recently, thanks to the efforts of Vicente-Juan Ballester Olmos, has been uploaded to «Academia», can be seen at this link:https://www.academia.edu/42153967/EL_FENOMENO_OVNI._ANALISIS_DE_30_ANOS_DE_OBSERVACIONES_EN_ESPANA

vii) Fuller, J. G. (1967). Incidente en Exeter. Barcelona, Plaza y Janés.

viii) Fuller, J. G. (1968). El viaje interrumpido. Barcelona. Plaza y Janés

ix) You can see those eyes, on Wikipedia, in the entry titled «The Bellero Shield», at the following URL:https://en.wikipedia.org/wiki/The_Bellero_Shield

x) The image of the rocket ship can be seen at this link, accessed on March 15, 2020: https://fourcolorglasses.files.wordpress.com/2013/04/alex-raymond-streamlined-rocket.jpg

xi) Chiles-Whitted UFO encounter, en Wikipedia (s. f.). Accessed on March 15, 2020 at: https://en.wikipedia.org/wiki/Chiles-Whitted_UFO_encounter

xii) Ares, F. (2006). La sábana santa. ¡Vaya Timo! Pamplona. Editorial Laetoli. Más detalles en: http://www.laetoli.es/vaya-timo/51-la-sabana-santa-vaya-timo-felix-ares-9788493486228.html


Nota texto. Licenciado como

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Extraterrestres bajo la lupa

Obras completas de Martin S. Kottmeyer
Volumen 1: Extraterrestres bajo la lupa.
Traducción de: Luis R. González Manso
Editorial Sentosa, Santiago de Chile, 2020 (http://www.lulu.com/spotlight/lanavedeloslocos.)
376 páginas.
ISBN: 978-0-244-54649-6
Puede comparase en esta página: https://bit.ly/2IQgwiY

Portada del volumen 1 de las obras completas de Martin S. Kottmeyer

Llevo bastantes años apartado de la literatura que estudia el fenómeno ovni. Normalmente los libros de los partidarios de la hipótesis extraterrestre (HET) me aburren, pues lo habitual es que vuelvan a hablar de los casos clásicos y si son nuevos repiten los viejos estereotipos. Cuando cayó en mis manos el volumen «Extraterrestres bajo la lupa», nada más empezar a leer no me aburrió en absoluto. No hay casos nuevos. De hecho, trata de los avistamientos más antiguos, aquellos que dieron origen al mito ovni. El primero de los que disecciona bajo su lupa es el de Kenneth Arnoldi, que, para la mayoría de los especialistas, fue el caso que marcó el nacimiento de la era de los ovnis. Recordemos brevemente que ocurrió en 1947 y que Arnold, pilotaba una avioneta, cerca del monte Rainier, un estratovolcán ubicado al sureste de Seattle en el estado estadounidense de Washington. Vio nueve objetos que se movían coordinadamente a gran velocidad. Para explicar su movimiento (que no su forma) dijo que se movían «like saucers skipping on water» (como platillos rebotando en el agua). A pesar de que Arnold dijo que los objetos tenían forma de boomerang, el periodista con el que habló –Bill Baquette– , confundió la forma con el modo de moverse y dio la noticia llamándolos «platillos volantes». Esa denominación dio la vuelta al mundo. Así, por un error, surgió el nombre que se ha hecho más famoso y que, sin duda, ha condicionado culturalmente la forma con la que muchos testigos describen lo que ven.

Del caso Arnold había leído muchas cosas a favor de que eran naves extraterrestres y explicaciones mucho más mundanas; creía que ya nadie podía aportarme nada esencialmente nuevo. Me equivocaba. Kottmeyer con una meticulosidad asombrosa, va exponiendo todas las hipótesis, tanto de los creyentes como de los escépticos y una a una va mostrando las razones por las que no pueden ser verdaderas. Tras esa labor de desmentido, él plantea su propia hipótesis. He de reconocer que al principio me resultó no solo chocante sino inverosímil, pero al leer sus argumentos, las réplicas y contrarréplicas, y las citas bibliográficas a revistas de prestigio con árbitros (referees) que utiliza, me ha convencido de que probablemente lleve razón: lo que vio Arnold fueron aves en formación, probablemente cisnes o pelícanos.

Esa minuciosidad y atención al detalle que utiliza con el caso Arnold, lo hace con otros cuantos casos de ovnis clásicos. Por ejemplo, los avistamientos del padre Gill y 37 testigos más, en Nueva Guinea en 1959ii. Las explicaciones de Kottmeyer son realmente largas, en el libro ocupan desde la página 85 hasta la 164. Aconsejo que lo lean.

Algunas de las explicaciones de Kottmeyer son sorprendentes, aunque, insisto una vez más, al leer sus argumentos es fácil quedar convencido de que lleva razón. Uno de esos casos es el ocurrido en el verano de 1953 en Medfordiii, Oregón. Hubo tres testigos. A las 22 horas volvían a casa en automóvil y vieron tres criaturas de color banco «con un pelaje muy suave, como satinado», con una forma similar a la de los Shmoosiv de la tira cómica de Lil´ Abner. Su sorprendente y convincente explicación es que «el trasero de un ciervo fue confundido con un alienígena».

Kottmeyer en muchas de sus explicaciones tiene en cuenta un tema que a mí me apasiona: la maleabilidad de la memoria y que la percepción se ve influida por la cultura de la épocav. Vuelvo a insistir en que Kottmeyer para cada una de sus afirmaciones utiliza citas científicas relevantes. Para ilustrar su pensamiento, copio algunas frases del libro: «La cuestión es que la superposición cultural está presente de forma inequívoca en los informes de ovnis. A menudo vemos casos de personas que agregan detalles a imágenes de fenómenos mundanos: ojos de buey en Venus, cúpulas añadidas a avionetas publicitarias, detalles derivados claramente de libros platillistas» (página 78)… «en las oleadas de naves aéreas del siglo XIX, los testigos añadían detalles derivados de los globos de la época» (página 79).

Su opinión sobre la mayoría de las revistas que tratan del tema ovni coincide al cien por ciento con la mía: «… revistas sobre ovnis tan ocupadas en potenciar los sistemas de creencias de los seguidores de la “Nueva Era”, los abducidos, etcétera, que no dudan en mostrarse mezquinas con aquellos hechos que no encajan en sus dogmas».

Hace muchos, muchos años, digamos que, en 1972, cuando conducía por una carretera de Madrid, vi delante de mí un objeto brillante que se movía y que se alejaba de hasta desaparecer en el horizonte. En su día, mi explicación fue la misma que da Kottmeyer a casos similares: «La sensación de movimiento puede explicarse rápidamente, bien por autokinesis o también como ilusión provocada por el movimiento de las nubes, los cambios de densidad de las mismas» hacen que su luminosidad varíe y con ello dan la sensación de alejamiento.

En la página 197 nos hace una observación sumamente interesante: «Tendemos a olvidar que la HET no siempre fue la teoría favorita sobre los platillos volantes. En la década de 1940 y principios de la década de 1950 la HET no se mencionaba». En la página 237, podemos leer: «en línea con las sospechas dominantes entre la población de que los platillos eran armas secretas en desarrollo por alguna potencia terrestre…». En la página 239 nos hace ver que las repeticiones en distintos avistamientos de ciertas constantes no demuestra su realidad, sino que son «atribuibles a las ficciones ufológicas».

«No es raro que los informes ovni de testigos múltiples estén originados por un estímulo real que habría sido distorsionado por las emociones y expectativas creadas en torno a este mito culturalvi» (p. 337).

Del mismo modo va desmontando otros casos clásicos, por ejemplo, el de «Incidente en Exetervii». Para no alargarme demasiado no voy a dar la explicación de Kottmeyer, pero sí que no me resisto a citar la última frase (página 178): «Y así, otro clásico muerde el polvo».

El último caso del que trata este primer volumen es el famosísimo del matrimonio Hillviii, con el que muchos llegamos a creer que las visitas extraterrestres eran reales. (Sí, he dicho llegamos. Yo, equivocadamente, llegué a creerlo). Tras su disección minuciosa de cada uno de los detalles nos da un dato para mí inesperado: Barney Hill habla de que los extraterrestres tenían «ojos envolventes», entendiendo por tal que eran alargados y oblicuos y que se extendían hasta los lados de la cara. Kottmeyer descubrió que ojos muy similares estaban presentes en un episodio de la serie de televisión «Rumbo a lo desconocido», concretamente en el 20 de la primera temporada, titulado «El escudo Belleroix», que se emitió tan solo doce días antes de que él los mencionase bajo hipnosis.

El extarterrestre con ojos envolventes, del capítulo «El escudo Bellero» de la serie «Rumbo a lo desconocido».

Kottmeyer, en su obra, demuestra que es un gran conocedor de la literatura de ciencia ficción. Mucho de los héroes que él menciona son los que yo leía en mi juventud, por ejemplo, Flash Gordon. En el episodio titulado en español «El planeta Mongo», aparece una nave-cohetex que para Kottmeyer pudo jugar cierto papel en lo que vieron Chiles y Whittedxi (pp. 225-232). Las naves y personajes de Flash Gordon se parecen a los de ciertos casos de contactos. Kottmeyer nos dice que esos relatos, incluyendo el del matrimonio Hill, son «una idea cuyo momento ideal para aparecer es justo entonces» (p. 330).

La nave-cohete de Flash Gordon.

Tal como ya he dicho, este es el primer volumen. Como mínimo nos esperan otros seis, y digo esto porque en una de las notas se dice que se tratará de un tema en concreto en el volumen 6.

Espero con impaciencia, la llegada del volumen 2 para recordar viejos tiempos y seguir disfrutando de los profundos análisis y soluciones inesperadas que nos proporciona Kottmeyer.

Si he de hacer alguna crítica es la de que Kottmeyer se toma demasiado en serio a los crédulos. Pero, sinceramente, no sé si es un defecto de Kottmeyer o mío, pues los argumentos de los crédulos me parecen tan ridículos que ya ni los cuestiono. Simplemente me rio de ellos, y no estoy seguro de que esta sea la postura correcta. La confrontación es imprescindible para que surja la verdad. Las discusiones que se leen en el libro de Kottmeyer me han hecho pensar en la frase con la que acaba mi libro «La Sábana Santa ¡Vaya timo!xii»: «Un buen mito nunca muere», y los extraterrestres, sin duda, son un buen mito. Por muchas pruebas que se muestren de que son errores siempre hay un grupo de personas que cree en ellos.

Al principio he dicho que la traducción es de Luis R. González Manso. Quisiera señalar varias cosas, la primera es que la traducción es magnífica. La segunda es que la labor de González va mucho más lejos que la de traductor; de hecho, si no he entendido mal, ha sido el compilador y, sorprendentemente, esta es la primera vez que se ofrecen todas las obras de Kottmeyer juntas. No ha sido en inglés sino en castellano, a pesar de que el autor es de Illinois. Y hay una tercera e importante labor: la selección de las ilustraciones, que muchas veces ha exigido encontrar el original mencionado en el texto.

Gracias a la editorial Coliseo Sentosa de Santiago de Chile por darnos a conocer a este curioso personaje que es Martin S. Kottmeyer, al que pueden seguir en: https://www.facebook.com/la.wan.3538 

Félix Ares de Blas

NOTAS FINALES

iKenneth Arnold en Wikipedia (s.f.). https://es.wikipedia.org/wiki/Kenneth_Arnold (consultado el 15 de febrero de 2020)

iiAunque desde un punto de vista crédulo, puede verse un resumen del caso en: «El Incidente Ovni de Boianai, Papúa Nueva Guinea», en el blog «Proyecto Signo». Recuperado en 15 de marzo de: https://proyectosigno.com/el-incidente-ovni-de-boianai-papua-nueva-guinea/

iiiMedford Shmoos, en Cryptid Wiki (s. f.). Recuperado el 15 de marzo de: https://cryptidz.fandom.com/wiki/Medford_Shmoos

ivShmoo, en Wikipedia (s. f.). Recuperado el 15 de marzo de 2020 de: https://en.wikipedia.org/wiki/Shmoo

vDe hecho, escribí un libro, no publicado, sobre el tema, que titulé «Nuevas caras para los viejos dioses», y el asunto me gustó tanto que estudié criminología, aunque nunca me examiné, para aprender más sobre los problemas del testimonio.

viEsta es nuestra conclusión fundamental en una obra de la que somos coautores David G. López y yo mismo y que recientemente, gracias a los esfuerzos de Vicente-Juan Ballester Olmos, ha sido subida a «Academia», puede verse en este enlace: https://www.academia.edu/42153967/EL_FENOMENO_OVNI._ANALISIS_DE_30_ANOS_DE_OBSERVACIONES_EN_ESPANA

viiFuller, J. G. (1967). Incidente en Exeter. Barcelona, Plaza y Janés.

viiiFuller, J. G. (1968). El viaje interrumpido. Barcelona. Plaza y Janés

ixPueden ver esos ojos, en Wikipedia, en la entrada titulada «The Bellero Shield», en la siguiente URL: https://en.wikipedia.org/wiki/The_Bellero_Shield

xLa imagen de la nave-cohete puede verse en este enlace, consultado el 15 de marzo de 2020: https://fourcolorglasses.files.wordpress.com/2013/04/alex-raymond-streamlined-rocket.jpg

xiChiles-Whitted UFO encounter, en Wikipedia (s. f.). Consultado el 15 de marzo de 2020 en: https://en.wikipedia.org/wiki/Chiles-Whitted_UFO_encounter

xiiAres, F. (2006). La sábana santa. ¡Vaya Timo! Pamplona. Editorial Laetoli. Más detalles en: http://www.laetoli.es/vaya-timo/51-la-sabana-santa-vaya-timo-felix-ares-9788493486228.html


Nota texto. Licenciado como

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Deutscher Friedhof in Cuacos de Yuste (Cáceres)

Ich kann die deutsche Sprache nicht. Was als nächstes kommt, ist eine maschinelle Übersetzung von Google Übersetzer. Ich weiß, dass es viele Fehler geben wird, aber ich habe überlegt, dass es besser ist, wenn es Fehler gibt, nichts zu haben.

Gepostet am 21. September 2019

Das berühmte Kloster von Yuste befindet sich in Cuacos de Yuste, in dem Carlos I. von Spanien und V. des Heiligen Römischen Reiches seine letzten Tage verbracht haben. Ganz in der Nähe des Klosters befindet sich ein deutscher Soldatenfriedhof mit Soldaten dieser Nationalität, die im Ersten und Zweiten Weltkrieg in Spanien gestorben sind.

In Spanien wurden deutsche Soldaten in den beiden Weltkriegen an verschiedenen Orten getötet, darunter die 38 Besatzungsmitglieder des U- Bootes U-77 , das bei Calpe zerstört wurde , nachdem es von zwei englischen Kämpfern bombardiert worden war.

Die deutsche Regierung beschloss, alle in Spanien verstreuten Gräber an einem Ort zu sammeln, und dies war der gewählte Ort. Die Arbeiten des Friedhofs begannen 1980 und im selben Jahr begannen sie mit der Übergabe der Leichen, obwohl die Arbeiten erst 1983 abgeschlossen wurden. (Weitere Daten in: Friedhof Yuste (Wikipedia) ). Auf diesem Friedhof befinden sich 26 aus dem Ersten Weltkrieg, die restlichen -154 stammen aus dem Zweiten Weltkrieg.

Am Eingang des Friedhofs sehen wir eine einfache dunkelgraue Granitplatte.

Eintritt in den deutschen Soldatenfriedhof in Cuacos de Yuste. Das Foto stammt von Wikimedia und ist eine Arbeit von Zarateman. Vielen Dank für die Erlaubnis. Weitere Informationen zu Zarteman finden Sie hier: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Zarateman

Es erinnert mich an den deutschen Friedhof in der Normandie. Seine Struktur ist sehr ähnlich, obwohl dies kleiner und bis zu einem gewissen Grad einladender ist.

Am Eingang befindet sich eine Gedenktafel, die erklärt, wer die Soldaten dort begraben hat. Alle Gräber haben ein einfaches dunkles Granitkreuz, das den Namen, die Kategorie und die Daten des Soldaten sowie Geburt und Tod enthält. Es gibt auch acht Grabsteine, die acht Soldaten gewidmet sind, deren Namen unbekannt sind.

Der Friedhof ist von Olivenbäumen umgeben und mehrere Gräber sind von solchen Bäumen flankiert.

Gebrochene Kreuze haben mir Unbehagen bereitet. Diese Kreuze waren Soldaten mit Vor- und Nachnamen, aber mit Zeit (und Vandalismus?) Gewidmet. Hat sie wieder anonymisiert. Ich nehme an, die Namen dieser Personen stehen in den Aufzeichnungen des Friedhofs, aber für den gelegentlichen Besucher sind es, wie ich bin, Kreuze, die anonym geworden sind.

Wenn Sie zum Kloster von Yuste klettern, führt die Straße neben diesem Friedhof vorbei. Ein Stopp ist es wert.

Vom Friedhof zum Kloster sind es laut Google Maps nur acht Minuten zu Fuß.

Die Frage, die wir uns stellen können, ist, warum Cuacos de Yuste als Standort des deutschen Friedhofs in Spanien ausgewählt wurde. Der Grund ist ganz einfach. Der Friedhof ist 65 m vom Kloster Yuste entfernt, wo Carlos I. von Spanien seine letzten Tage beendete, die, wir dürfen nicht vergessen, das V. von Deutschland waren. (Weitere Informationen hier ). Obwohl es vielen Menschen schwerfällt, es zu glauben, sind die Geschichten von Spanien und Deutschland (und damit von ganz Europa) eng miteinander vermischt (obwohl Boris Johnson es nicht mag).


Notiere Fotos und Text . Mit Ausnahme der Fotos, die einen besonderen Dank haben, wie zum Beispiel Wikipedia, gehören sie uns und wir lizenzieren sie mit

Creative Commons-Lizenz


Felix Ares ist unter einer Creative Commons Attribution 3.0 Unported License lizenziert .
Erstellt aus der Arbeit in Viajes.ares.fm .

Kontaktieren Sie uns; Der Grund dafür, dass es sich nicht um ein klares Bild handelt, besteht darin, dass Roboter es nicht entdecken und den Müllbehälter nicht überfluten können.

tapas.ares.fm.2

Dieser Eintrag wurde veröffentlicht in Cáceres , Deutscher Friedhof von Yuste , Cuacos de Yuste , Postkarten und verschlagwortet mit Deutscher Friedhof von Yuste von admin . Permalink speichern.

Cementerio alemán en Cuacos de Yuste (Cáceres)

En Cuacos de Yuste está ubicado el famoso monasterio de Yuste, en el que pasó sus últimos días Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico. Muy cerca del monasterio hay un cementerio militar alemán con soldados de aquella nacionalidad que fallecieron en España en las primera y segunda guerras mundiales.

En España había soldados alemanes muertos en las dos guerras mundiales en diversos lugares, destacando entre ellos, por el número de fallecidos, los 38 tripulantes del submarino U-77 que naufragó cerca de Calpe, tras ser bombardeados por dos cazas ingleses.

El gobierno alemán decidió reunir todas las tumbas dispersas por España en un solo lugar y este fue el lugar elegido. Las obras del cementerio comenzaron en 1980 y ese mismo año comenzaron el traslado de los cuerpos, aunque las obras no se concluyeron hasta 1983. (Más datos en: Cementerio de Yuste (Wikipedia)). En este cementerio hay 26 de la primera guerra mundial, el resto –154 son de la segunda guerra–.

En la entrada del cementerio podemos ver una sencilla placa de granito gris oscuro.

Entrada al Cementerio Militar Alemán en Cuacos de Yuste. La fotografía está obtenida de Wikimedia y es una obra de Zarateman. Gracias por permitir su utilización. Más datos sobre Zarteman aquí: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Zarateman

Me recuerda al cementerio alemán de Normandia. Su estructura es muy similar, aunque este es más pequeño y hasta cierto punto más acogedor.

A la entrada hay una placa que explica quienes son los militares allí enterrados. Todas las sepulturas tienen una sencilla cruz de granito oscuro en el que figura el nombre del soldado, su categoría y fechas e nacimiento y fallecimiento. También hay ocho lápidas dedicadas a ocho soldados cuyos nombres no se conocen.

El cementerio está rodeado de olivos y varias sepulturas están flanqueadas por dichos árboles.

Las cruces rotas me han producido un cierto desasosiego. Aquellas cruces estaban dedicadas a soldados con nombre y apellidos pero el tiempo (¿y el vandalismo?) los ha vuelto a convertir en anónimos. Supongo que en los registros del cementerio estarán los nombres de esas personas, pero para el visitante casual, como soy yo, son cruces que se han vuelto anónimas.

Al subir al monasterio de Yuste, la carretera pasa al lado de este cementerio. Una parada merece la pena.

Desde el Cementerio al monasterio tan solo hay ocho minutos andando, según Google Maps.

La pregunta que nos podemos hacer es ¿por qué se eligió a Cuacos de Yuste como ubicación del cementerio alemán en España? La razón es bastante sencilla. El cementerio está a 65o m del monasterio de Yuste, donde terminó sus últimos días Carlos I de España que, no olvidemos, fue el V de Alemania. (Más información aquí). Aunque a muchos les cueste trabajo creerlo, las historias de España y Alemania (y por ende de toda Europa) están íntimamente entremezcladas (aunque no le guste a Boris Johnson).


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Las cuevas del águila en Arenas de San Pedro (Ávila)

Unas espléndidas cuevas vivas, es decir, con humedad, lo que las da una gran belleza.

Durante muchos años, de hecho más de cuarenta, he vivido en Guipúzcoa. Como madrileño de origen, en Guipúzcoa he tenido que oír frases que demuestran el gran desconocimiento que tienen los ajenos de Madrid a la realidad de esa magnífica provincia que tiene de todo. No solo los grandes topicazos: teatros y museos. Madrid tiene grandes teatros y grandes museos; pero también tiene preciosos paisajes de montaña, pongamos por ejemplo, las pistas de esquí de Navacerrada o la sierra del Guadarrama. Yo he pasado momentos muy felices en los puertos de «La Morcuera» o de Navafría. También tiene excelentes vinos, como los blancos de Valdemoro; o magníficos melones como los de Villaconejos.

¿Conocen la razón por la que se dice «entre Pinto y Valdemoro? Otro día se lo contaré.

Los madrileños tenemos cierta tendencia a considerar todo lo que está cerca de Madrid a considerarlo madrileño. Eso nos pasa con las cuevas del águila. Están en la localidad de Arenas de San Pedro, pero están tan cerca de Madrid, que los madrileños solemos pensar que son cuevas madrileñas. No lo son. Son de Ávila.

Hace unos cincuenta años que me examiné y saqué mi carnet de espeleólogo. La verdad es que me gustaba entrar en las cuevas y aprender algo de geología, pero sobre todo me gustaba la chica que me invitó a hacerme de su club de espeleología. ¡Cosas de la juventud!

Tras visitar muchas cuevas descubrí, o me dijeron (¡vaya usted a saber!), que la cuevas más bellas eran las que «estaban vivas»; es decir, aquella en las que todavía circula el agua y dan a las estalagmitas y estalactitas. Mi experiencia viajando por el mundo es que NO SON FRECUENTES. Lo que más he visto han sido cuevas secas… cuevas muertas, sin vida. Las he puesto en este blog, pero no es lo que yo considero magnífico.

Magnífica es esa cueva con un lago interior en la que me saqué una foto con mis viejos amigos Ramiro y Pedro. Sacamos unas fotos con nuestra imagen reflejada en el lago. Espléndida. Pedro tuvo la santa paciencia de meter dentro de la cueva, arrastrándose y arrastrando los aparatos, equipos de música de alta fidelidad. Y puso la Tocata y Fuga de Juan Sebastian Bach. Por favor, imaginense: en el interior de una cueva, al lado de un lago dentro de la cueva y un equipo de alta fidelidad, alimentado por baterías, lo que en aquel momento no era habitual, ni sencillo, Y en la cueva resonaba, con alta reverberación, Bach. La alta reverberación normalmente es mala (todavía recuerdo mi asignatura de «Acústica»), produce distorsiones acústicas, pero Bach hizo su tocata para grandes iglesias góticas en las que la reverberación es similar a la de nuestra cueva.

Espléndido. ¡Gracias Pedro!

Me estoy enrollando como las serpientes, ¡vayamos a lo nuestro!

Las cuevas del águila, en Arenas de San Pedro, están en Ávila; pero muy cerca de Madrid. Y es una cueva viva, con humedad, lo que hace que su visita sea de una gran belleza. Lo único que me queda por hacer es mostrar algunas fotos de la misma.

En los primeros metros de la entrada de esta cueva, como en la mayoría de las cuevas, todavía se puede ver vida vegetal. Normalmente algas.

Algas a la entrada de la cueva de «El Águila».

En el resto de la visita lo que vemos son espléndidas estalagmitas y estalactitas y grandes cavidades bellísimas. Húmedas. ¡Vivas!

Aparecen estalactitas en los techos, pero todavía parecen secas. Tal vez porque estamos en pleno verano. ¿En invierno se humedecerán?

Nos acercamos a la salida. vuelven a verse verdes de algas. Estamos cerca de la salida.

Si a lo largo de la visita les han entrado ganas de hacer alguna necesidad fisiológica, a la salida hay unos servicios.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Otro paseo por Burgos

En esta ocasión salgo del hotel y paseo sin rumbo fijo por Burgos…

Monumento a las fuerzas armadas

Al comenzar el paseo me encuentro con una plaza con un monumento que me recuerda a los arcos hechos con colmillos de elefante. Pero, no, no son colmillos de elefante, ni son dos, son tres «colmillos».

Se trata de un monumento a las fuerzas armadas, realizado por el escultor Juan de Ábalos, que está ubicado en la Avenida de la Paz.

Monumento a las fuerzas armadas. Escultor: Juan de Ábalos.

De este monumento incluso se hizo un sello en 1983.

Sello con el monumento a las fuerzas armadas en Burgos.

Iglesia de San Lesmes

La iluminación de la iglesia de San Lesmes realza su estampa. Se trata de una iglesia gótica del siglo XIV, aunque su austera fachada pudiera hacernos pensar que es anterior. En esta iglesia están enterrados los restos de San Lesmes Abad.

Gigantillos

El nombre es curioso. Gigante significa grande, pero la terminación illos me hace pensar en algo pequeño; así que se trata de algo así como gigantes pequeños. Me recuerda aquel gag (¿de Les Luthier?) donde decían que el circo tenía los enanos más altos del mundo.

En las fiestas de Burgos desde 1899 aparecían unas figuras de gigantes en cartón piedra. Los típicos gigantes y cabezudos de muchas partes de España. Estos de Burgos medían 2,40 m de alto y pesaban 60 k. En 1973 se quemaron, pero el ayuntamiento los reconstruyó.

En 2010 el escultor Teodoro Antonio Ruiz Ruiz creó una escultura en homenaje a los personajes de cartón piedra. Para mi gusto, estos gigantes-enanos tienen mucho encanto.

Los «gigantillos» de Burgos.

Monasterio de San Juan

Al lado de la iglesia de San Lesmes está el monasterio de San Juan, que se fundó en 1901.

A la izquierda se ve una parte de la iglesia de San Lesmes, en el centro el monasterio de San Juan. Burgos

Los dulzaineros

En la calle de San Lesmes nos encontramos con una escultura que representa a un dulzainero y un tamborilero. Es una obra del escultor que hemos mencionado para los «gigantillos»: Teodoro Antonio Ruiz Ruiz.

Escultura llamada de «los dulzaineros». Muestra un dulzainero y un tamborilero. Al fondo, las murallas de Burgos.

Peligro, zona de forjados

No sabía que los forjados representaban ningún problema, pero debe serlo a juzgar por esta curiosa señal que está al lado del hotel.

Peligro, zona de forjados.

Sinceramente, no sé qué significa. Es evidente que por ahí no se puede pasar con el coche… ¿Es eso lo que quiere decir? ¿El forjado del suelo no resistiría el peso de un coche?

Restaurante Maridaje

Paseando por las calles vimos un restaurante con muy buena pinta y con un menú que parecía muy interesante. Se llamaba Maridaje. El menú ofrecía un menú del día por 12,50 € y otro e 16 € con platos que parecían muy interesantes. Por desgracia no pudimos probarlo, pues hay que pedir reserva con semanas de anticipación.

Restaurante Maridaje’s

Nos hubiera gustado probarlo, pero no fue posible. En otra ocasión lo intentaremos.

Restaurante Salamanca, al lado de la estación de autobuses

En vista de que probar el Maridaje’s era imposible decidimos ir a los conocido. Un restaurante al que solemos ir muchas veces cuando llegamos a Burgos en autobús. Se llama Salamanca. Es un restaurante sencillo, pero que a nosotros nos gusta lo que ponen. Para nuestro gusto le sobra la televisión, pero, por suerte, las dos ultimas veces que hemos estado la tenían apagada.

Restaurante Salamanca. Enfrente de la entrada a la estación de autobuses.
Aspecto de la barra.
Y de postre melón de piel de sapo.

La cafetería Salamanca está en la calle Miranda 7. Si vamos al principio de la calle, llegamos a la plaza Vega y desde allí se ve la catedral, aunque los grafitis han logrado que la imagen sea bastante fea.

La catedral de Burgos desde plaza Vega, «adornada» por grafitis.

Y aquí acabó nuestro paseo. Nos fuimos en tren. Lamentablemente, la nueva estación de tren está muy, muy lejos de aquí.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Café Slabon (restaurante) Donostia-San Sebastián

El café Slabon ofrece un menú del día con una excelente relación calidad/precio (12 €)

Recomendar un restaurante es algo muy delicado puesto que a cada persona le gustan cosas diferentes. Me voy a atrever a recomendar este restaurante al que vamos de vez en cuando debido fundamentalmente a los siguientes hechos: tienen menú del día a 12 €, la cocina es estupenda, es un lugar sin televisión.

La carta es bastante amplia. Por ejemplo, de primero podemos encontrar pimientos rellenos de setas y gambas, espagueti Roquefort, o paella. De segundo: Bacalao piperrada, o lomo a la plancha con salsa Roquefort.

Menú del día del café restaurante Slabon. Donostia

El interior es sencillo. Y nada más entrar destaca que en las mesas hay jarras de agua.

Bacalao piperrada. Restaurante Slabon.

Si usted lo desea, el menú también incluye vino de la casa, que no está mal.

Vino de cosechero de la casa, Campo Bajo.

El menú del día incluye varios postres, algunos de ellos poco frecuentes, como pueden ser las torrijas o el mousse de plátano.

UBICACIÓN

Calle Urbieta número 44, sótano. Hay una parada de autobús muy cerca.

COCINA

Debemos pensar que se trata de un menú del día de 12 €. Dentro de esa categoría es EXCELENTE. Y, por ejemplo, los pimientos rellenos con setas y gambas son deliciosos y comparables con el mejor restaurante de Donostia.

WIFI

Dispone de Wifi gratuito.

ATENCIÓN

En todo momento profesional y amable.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm.

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Hotel y restaurante en Burgos

En mi último viaje a Burgos volví al Hotel Bulevar, en el que ya había estado otras veces y comí en el restaurante chino Hong Kong

No suelo recomendar hoteles o restaurantes debido a que cada persona tiene sus gustos y sus circunstancias, por lo que lo que a uno le gusta a otro no. En este caso señaló tanto el hotel como uno de los restaurantes en los que comí. A mí me parecieron dignos, pero, obviamente, mis gustos no tienen que coincidir con los suyos.

Hotel Rice Bulevar

Está ubicado en el centro de la ciudad, en el barrio de San Agustín. Para los que llegan en autobús, es interesante pues está a 700 m de la estación de autobuses. Por desgracia, está muy lejos de la estación de tren (a 8 km), pero es que dicha estación está muy lejos del centro de la ciudad.

La página web del hotel: https://www.hotelbulevarburgos.com/

Bonifacio Zamora de Usabel, 1 A – 9001 Brugos
recepcionb@ricehotelesburgos.com
Tel: +34 947 203 000 – Fax: +34 947 204 000

Hotel Rice Bulevar (Burgos)

En mi caso ya he estado varias veces en este hotel, las razones que me impulsaron para elegirlo fueron el precio, la ubicación, la calidad de la habitación, las vistas desde la misma y la amabilidad del personal.

Lamentablemente no todas las habitaciones tienen a la catedral como vista.

En Burgos hay muchas iglesias preciosas, comenzando por la fabulosa catedral, aunque quiero destacar una iglesia sencilla, por la razón de que está tan cerca del hotel, que al ir hacia el centro casi es obligado pasar por ella.. Es la Iglesia de San Cosme y San Damián.

Es una iglesia del siglo XVI, podríamos decir que es un gótico tardío en el que hay detalles del renacimiento, por ejemplo la portada.

Restaurante chino Hong Kong

A este restaurante fuimos a cenar. Tiene un menú de noche por 8,95 €.

Está en la Calle Madrid 4 y su teléfono es el 947 25 03 57

A mí me gusta la comida china y, normalmente, me gustan los restaurantes chinos pues suelen ser tranquilos. Una de sus características, que por desgracia están perdiendo, es que en ellos no había televisión. No soporto ir a comer y que tengan una televisión encendida. En este todavía no hay televisión y por la noche suele ser muy tranquilo. Había un restaurante chino al que solíamos ir en Salamanca. La última vez que fuimos habían puesto televisión. Éramos los únicos clientes. Pedimos que si podían quitar la tele. Nos dijeron que no pues «lo querían los clientes». Insisto en que éramos los únicos clientes. Nos fuimos y probablemente nunca volveremos.


Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2

Museo de Burgos (Bugos)

Museo de Burgos es el nuevo nombre para lo que antes se llamaba «Museo Arqueológico Provincial». Tiene dos secciones, una de ellas dedicada a arqueología y prehistoria y otra dedicada a las bellas artes. En esta entrada me ocuparé tan solo de la parte arqueológica y prehistoria. Se trata de un museo con una enorme riqueza de utensilios encontrados en diversos lugares de la provincia de Burgos. El contenido es sumamente variado. Encontramos restos del paleolítico, neolítico, edad de bronce, edad de hierro, restos romanos, etc.

En el museo hay tantas y tan interesantes piezas que tratar de describir exhaustivamente su contenido es imposible. Lo único que voy a hacer es mostrar algunos ejemplos de lo que se puede ver.

Ubicación

El museo está ubicado en dos palacios del siglo XVI, uno al lado del otro. El primero, donde está la sección de prehistoria y arqueología, está en la Casa Miranda. El segundo, donde se encuentra la sección de bellas artes está en la Casa de Íñigo Angulo.

Casa Miranda (Burgos). Sede de la sección de prehistoria y arqueología del museo de Burgos. (Palacio del siglo XVI)
Patio interior del museo de Burgos.
Otra vista del patio interior del museo de Burgos
Patio interior visto desde la primera planta.

Paleolítico inferior

En el museo hay muchas piezas similares a este bifaz lanceolado. En esta técnica, alrededor de un filo se talla por las dos caras y se le da forma de punta. Este estilo se llama modo 2 o en la nomenclatura más antigua, achelense.

Restos procedentes de la trinchera del ferrocarril de Atapuerca

Sin duda Atapuerca es uno de los yacimientos más conocidos del mundo debido a los restos de antecesores humanos que allí se han encontrado. Pero no solo se han desenterrado humanos, también se ha descubierto restos de animales que hoy ya no viven en la zona.

Algunas de las cosas encontradas en Atapuerca.
Mandíbula inferior de un rinoceronte. Se trata de una especie extinta. La mandíbula tiene aproximadamente un millón de años y es de la especie Stephanornhinus etruscus.

Esta pieza fue la «pieza del mes» en septiembre de 2016. A mí me sorprendió el tamaño de los dientes. Son muy grandes.

Atapuerca, cueva mayor

Pueden verse a la izquierda punzones muy interesantes y a la derecha vasijas de cerámica.

Algunos objetos recuperados de la Cueva Mayor de Atapuerca. A la izquierda hay unos delicados punzones. A la derecha cerámica.
Detalle de la cerámica de la Cueva Mayor de Atapuerca. A mí me ha llamado la atención la cerámica negra con adornos con muchos puntos.

Túmulo de Tablada de Rudón

Hoz hecha con piedras.

Siempre me han intrigado las hoces. Si nos dejamos arrastrar por la imaginación y nos vamos a la prehistoria, me cuesta mucho trabajo pensar en el genio que fue capaz de pensar en incrustar piedras cortantes en una madera, conseguir un filo aserrado casi continuo y que fuera útil para segar cereales. Pero aquí tenemos un magnífico ejemplo.

Collar de azabache

Collares hechos de lignito (también llamado azabache) pueden verse en el museo de Burgos, junto con hachas pulimentadas y diversos abalorios.

Edad de los metales

La edad de los metales está muy bien representada en el museo.

Necrópolis de Villa Morón

Necrópolis de Lara de los Infantes

En la necrópolis de Lara de los Infantes se encontraron múltiples elementos de metal: fíbulas, Lamentablemente no fui capaz de minimizar los brillos de las vitrinas. Tal vez habría que pedir a los museos una iluminación que disminuya los brillos.

Puntas de lanza, broches, fíbulas, piezas de arnés, en la necrópolis de Lara de los Infantes

Villanueva de Teba

Torques de plata del Monasterio de Rodilla

Torques del Monasterio de Rodilla. Museo de Burgos.

Se llama torque a un collar rígido y redondeado abierto en un lado. Tiene un cierto aire a una herradura.

Estos torques del Monasterio de Rodilla son extraordinarios, tal como dice Belén Castillo del Museo de Burgos: «Los torques de plata procedentes de Monasterio de Rodilla (Burgos) constituyen un conjunto excepcional de la orfebrería prerromana de la Meseta Norte. Estas piezas, elaboradas con alambres trenzados y enrollados, responden a un proceso evolucionado en el que las influencias ibéricas y mediterráneas, transformadas por el gusto local, dan lugar a modelos propios y característicos de la orfebrería celtibérica.» (Referencia bibliográfica aquí).


Estela de Clunia

En el museo hay diversos restos obtenidos de Clunia, tanto de época romana como anterior.

A mí me ha llamado la atención una estela que me recuerda a las viejas monedas de cinco y de diez céntimos –aquellas que llamábamos «la perra chica» y «la perra gorda–. (Imágenes de la moneda de 5 céntimos de1945 pueden verla en este enlace). En la estela se muestra un jinete con escudo sobre un caballo. No podemos saber la raza del caballo, pero por el tipo algunos piensan que se trata de un caballo losino, raza propia de Castilla.

Moneda acuñada en Clunia. La leyenda dice Clounioq.

En el museo hay una excelente colección de monedas.

Lucernas

Para la iluminación, los romanos utilizaban lucernas de aceite. En el museo hay varias.

Lucernas

La diosa Isis

Colgante fálico

Fragmento lápida de Lucrecia

Procedente de Villaventín de losa y del siglo IV encontramos esta lápida funeraria de Lucrecia.

Fragmento de estela funeraria de Lucrecia (en el texto de la lápida Lucretia). Siglo IV.

Escultura de brazo en el museo de Burgos

Detalle de la escultura de un brazo en el museo de Burgos.

Es lo que queda de una escultura muy grande, de las llamadas «thoracata»; es decir las que representaban el poder de Augusto. Este brazo procede de Poza de la Sal.

Cipo funerario

Cipo funerario. Museo de Burgos.

Dinteles de ventanas visigóticos

Dintel visigótico. Siglo X.

El museo tiene muchas más cosas

El museo tiene multitud de piezas y de salas de las que ni tan siquiera he puesto una foto. Es un museo que merece la pena ser visto. Entre las cosas de las que ni siquiera hemos puesto una reseña, están la espada del Cid Campeador, relicarios medievales,… y como muestra dejo esta Santa Ana, la Virgen y el Niño, del siglo XV y un frontal del sepulcro de Santo Domingo de Silos del siglo XII.

Santa Ana, la Virgen y el Niño. Siglo XV. Procedente de la iglesia parroquial de Fuencaliente de Puerta.
Frontal del sepulcro de santo Domingo de Silos. Es de madera de roble revestido con placas de cobre doradas. (1160-1170).

Nota fotos y texto. Salvo las fotos que tienen un agradecimiento específico, como por ejemplo Wikipedia, son nuestras y las licenciamos con

Licencia de Creative Commons


Félix Ares is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported License. Creado a partir de la obra en viajes.ares.fm

Contacto con nosotros; el motivo de que no sea una imagen clara es para evitar que los robots la descubran y nos inunden el buzón de basura.

tapas.ares.fm.2